EL CAMINO FRANCES (pulsar sobre cualquiera de las imágenes para ampliarlas)






Día 14º: Burgos - Tardajos:



Es mediodía cuando inicio esta “mini etapa” sin objetivo fijo, mi pensamiento solo está en caminar unas pocas horas y dar por finalizada la etapa como máximo para la hora de comer aunque sea tardía, pero para este primer día y después del viaje desde Madrid lo daré por bien empleado.

Salvo el cauce del río Arlanzón que divide Burgos en dos partes a través del Puente de Santa María dejando a mi espalda el Arco del mismo nombre,





comienzo a caminar por la ribera izquierda del río que me irá llevando hacia la salida de Burgos por la avenida de Palencia, cruzando el Parque del Parral, lugar en que se encuentra ubicado el Albergue que toma el nombre de dicho parque y en las inmediaciones del Monasterio de Santa María la Real de las Huelgas.

El albergue está instalado en unos barracones de madera a los que accedo y así saludo al hospitalero que lo “gobierna”, aprovechando para adquirir una credencial para cuando se incorpore Tomás al Camino.

A pesar de la hora temprana, ya observo como algunas peregrinas dedicadas a la lectura y escritura están aposentadas en la pequeña pero coqueta sala de descanso existente junto al distribuidor de entrada en el que además se encuentra la mesa de “trabajo” del hospitalero que en estos momentos se dedica a labores gastronómicas preparando la comida del mediodía.







Continuo mi Camino desde aquí a través de la calle de Villadiego para continuar a través de la calle Benito Pérez Galdós que definitivamente me saca a campo abierto







en dirección a Villalbilla de Burgos (a escasos cinco kilómetros) mi posible punto de alojamiento en el albergue allí existente, aunque sus condiciones de conservación no parecen ser las más apropiadas, además con las continuas obras que se están realizando para el paso de la autovía aconsejan dejar de lado Villalbilla de Burgos para evitar los constantes desvíos.

Ya con la idea de continuar hasta Tardajos, en las proximidades de Villalbilla de Burgos y según tránsito por una vereda a través de una vega,







escucho sorprendido a mis espaldas el sonido del timbre de una bicicleta, ¡¡era realidad!! Una bicicleta de paseo “pilotada” por una chica se aproxima y pregunta si no me importa su compañía durante un tramo del recorrido.

Resulta llamarse Mercedes y es una verdadera entusiasta del Camino de Santiago y más concretamente del Francés por el que caminamos. Durante el tiempo en que nos hacemos compañía, realmente desde el inicio de la población de Villalbilla de Burgos que visualizamos a nuestra izquierda hasta el final de la circunvalación.

Me pone al día de la inoperancia de los responsables administrativos de Villalbilla de Burgos lo que ha dado lugar a que los peregrinos intentemos obviar la presencia de esta población, situación que se agrava por las obras de la autovía.

En cuanto al albergue confirma mis informaciones respecto a su estado de conservación y carencia de agua caliente por avería y/o dejadez de los responsables sintiendo el perjuicio que se está provocando en el comercio de esta localidad y la imagen negativa que se transmite a los cientos de peregrinos que diariamente transitan por su término geográfico.

Ya en la N-120 dirección a Tardajos me muestra el estado de conservación de un maravilloso puente medieval sobre el río Arlanzón, el Puente de la Tabla, con su “chapucera” reconstrucción y la peligrosidad que representa para el caminar de los peregrinos. Aquí finaliza la agradable compaña de esta enamorada del Camino que realmente lo vive y recorre de manera habitual distintos tramos cada año. Me informa además de los albergues por lo que he de transitar en mis próximas etapas, apreciando especial cariño por el existente en Boadilla del Camino y su propietaria, para la que me hace emisario de sus cariñosos recuerdos y saludos.

Mercedes te deseo mucha suerte para la consecución de tus “maravillosos empeños” que siempre repercutirán en la mejora de tu pueblo y de los peregrinos.

(Nota: Con el paso del tiempo, en 2013, observo a través de Google que el puente sobre el Arlanzón se encuentra en mejor estado, al menos para los peregrinos, aunque será difícil reconducirnos para pasar por la población en tanto no se adecue la señalización y ofrezca un buen albergue que contemple unas mínimas condiciones, ya el agua caliente sería un logro, pues estamos en Castilla y sus inviernos se dejan notar.)

Apenas dos kilómetros más, ya en solitario, entro en Tardajos, donde definitivamente finalizo la etapa y como dando la bienvenida al peregrino destaca la presencia del Crucero.





Sin olvidar que es mi primer tramo de Camino que hago en solitario, comienzo por buscar alojamiento, mi desconocimiento de los albergues es total, pues en mis anteriores salidas siempre me hospedé en establecimientos que al menos me ofreciesen una habitación con baño incorporado, así que los albergues solo los conozco por su aspecto exterior o como mucho por acceder a sellar la credencial.

Esta es mi primera misión, el alojamiento, así que después de consultar a un nativo de Tardajos, decido hospedarme en el Bar Ruiz, donde me asignan una amplísima habitación con calefacción ubicada en una primera planta, ya que solo dispone de cuatro habitaciones pero con dos baños exteriores a las habitaciones compartidos. No parece mal principio.

Realmente fue un verdadero acierto, pues también tenía un fenomenal menú para comer y cenar, opción que lógicamente no desaproveché, así que después de asearme y adecentarme un poco, disfruté de unos puerros a la vinagreta dignos de todo elogio entre las variadas viandas que me ofrecieron.

La tarde, después de haber comido plácida y pacientemente, la dedico a recorrer Tardajos, descubriendo con sorpresa la belleza de algunos de sus monumentales edificios de traza medieval tales como el existente en la calle La Barga con su escudo nobiliario sobre la puerta de entrada,





o la sencillez castellana de las casonas de la calle Real Poniente.





La monumental iglesia de Nuestra Señora de la Asunción que data de los siglos XIII al XVI, en fábrica de piedra y situada sobre una pequeña elevación en la que se asentó el antiguo castillos de Tardajos.





La portada fue añadida posteriormente en el siglo XVIII, formada por un arco de medio punto con pilastras y hornacina.



Existe también un sencillo arco de medio punto coronado a su vez por un escudo heráldico, donde aprovechando el tabicado interior del arco se ha colocado un grifo para suministro de agua.





Sorprende la grandiosidad del edificio que en su momento fue Seminario de los Padres Paules y que hoy alberga una residencia de ancianos cuya presencia se denota al atardecer en paciente recorrido por las calles en dirección a la residencia.

Después de mi recorrido por el pueblo y sus contornos hasta la orilla del río Arlanzón, destaca la riqueza agrícola de la zona con preponderancia de la patata, a la que anualmente “se rinde homenaje” con la celebración anual de la Fiesta de Exaltación de la Patata.

Antes de regresar a mi alojamiento localizo el Albergue Municipal de Tardajos que se encuentra ubicado dentro del caso urbano y aunque no accedí a él, la impresión exterior es positiva.





Finalmente me retiro a mi alojamiento en el Bar Ruiz, donde después de la cena disfruto de mi soledad peregrina y me preparo para ya afrontar una etapa real.





Albergues de la Etapa y otros alojamientos:

Tardajos:
-Albergue de Tardajos
    Localización: Calle Asunción s/n
    Propiedad: Municipal; Gestión: Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Madrid
    Tel.: (+34) 947 45 11 89 / (+34) 678 47 93 61

-Albergue La Fábrica
    Localización: Camino de la Fábrica, 27
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 620 11 19 39
    Inaugurado en Abril de 2014

-Albergue La Casa de Beli
    Localización: Avenida General Yagüe nº 16
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 947 45 12 34 / (+34) 629 35 16 75
    Inaugurado en Marzo de 2016

-Bar Restaurante Ruiz (Pensión Mary)
    Localización: Calle Pozas, 10
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 947 45 11 25