EL CAMINO DEL NORTE (pulsar sobre cualquiera de las imágenes para ampliarlas)






18º Día: Llanes - Ribadesella:



Etapa que supone unos 34 kilómetros de recorrido desde Llanes a San Esteban de Leces, no obstante si se decide quedar en Ribadesella u optar por pernoctar en San Esteban haciendo uso del bus, se puede reducir en 5 kilómetros.

Las botas de Jordi siguen resistiendo y por ese motivo la etapa de hoy la compartirá conmigo por el recorrido formal, dado que la climatología parece bastante estable. Como la etapa es larga y en el albergue no hay desayuno, iniciamos la partida poco antes de las 7 horas, aún con el cielo oscuro.

Tomamos la avenida de la Paz dirección Ribadesella por la AS-263, paralelos a la vía del tren,





con el objetivo primario de llegar a Poo, a unos dos kilómetros, por si encontramos algún local abierto donde poder desayunar. Por este motivo ignoramos el desvío del Camino hacia la izquierda y continuamos por la carretera hasta que hubo suerte y aparece en nuestro mismo itinerario la Sidrería Xagarda, donde ya se nos han anticipado algunos lugareños, pues debe ser el primer local que a estas tempranas horas figura abierto.

Es la única opción pero acertamos plenamente en la elección, una señora atiende el negocio, la oferta es variada, incluyendo unos bocatines calientes recién hechos, una verdadera delicia a estas horas, finalmente nos decidimos por unas buenas tostadas con café. Tuvo la amabilidad de vendernos unas barras de pan recién hecho que nos servirían de base para nuestro almuerzo mañanero.

Retomando el Camino en dirección a Celorio durante algo más de dos kilómetros, el recorrido es para disfrutarlo entre los prados verdes, la ganadería vacuna y el frescor de la mañana que transmite ese olor increíble de los verdes pastos con el rocío y la tierra húmeda.





Prácticamente y casi sin darnos cuenta estamos cruzando Celorio por el centro y ya en la plaza de la Iglesia detectamos que dos peregrinos nos anteceden, son concretamente el “bombero francés” y el “hispano-australiano”, con este último ya coincidí en Bilbao.





A la salida de Celorio descubro una bonita y cuidada playa rodeada por un amplio paseo peatonal con herrajes en acero inoxidable que aún realzan más la belleza y pulcritud del lugar. Una finísima arena únicamente interrumpida por el “amerizaje” de la montaña en el mar como compartimentando la playa en grandes espacios.





A medida que voy dejando atrás a Celorio, las imágenes son bellísimas, sus playas a esta temprana hora de la mañana, que te incitan a la “saudade” y la contemplación con ese inmenso mar de fondo con la calma de la mañana, así observo la quietud de una persona que mas bien parece una ninfa ensimismada en esta paz y belleza.





Los rayos de sol se escapan entre las nubes provocando una estela luminosa sobre la superficie del mar que te mantiene absorto en esta visión maravillosa.





No es de extrañar como transcurre el tiempo sin apreciarlo y así me sucede cuando al girar por un recodo admiro la misma playa y la quietud de la misma persona anterior como convertida en estatua de sal por la agradable brisa y ensimismada en sus furtivos pensamientos por esos mundos inimaginables, de buena gana me hubiese dedicado durante mucho mas tiempo a contemplar tanta belleza.





Ya en el trayecto de Celorio a Barro, a través de la carretera LLN-19, se camina por zona asfaltada con urbanizaciones y varios camping, por lo que es de suponer que el entorno debe variar de manera importante en la época estival.

Entre Barro y Niembro, a través de la LLN-11, aparece un inmenso arenal sobre el que se levanta la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores, al parecer, cuando sube la marea, situación que no se dio a mi paso, las aguas que cubren el arenal captan el reflejo de este precioso templo neoclásico componiendo una imagen excepcional.





Una vez rodeado el arenal, queda el templo a mi derecha y abandono la LLN-11 por una senda a la izquierda que recorro durante aproximadamente un kilómetros, pudiendo apreciar la ganadería de la zona en sus verdes prados, continuando con unas zonas de arbolado y vegetación formando entornos como las célebres “corredoiras” gallegas





y esas vistas fantásticas que de cuando en cuando nos sorprenden con los Picos de Europa como fondo del “cuadro” y sus cumbres nevadas.





Casi sin saberlo, nos vamos acercando a la costa que de nuevo volvemos a observar desde la frondosidad boscosa que nos lleva a desembocar en carretera AS-263,





punto en el que podemos contemplar las ruinas del monasterio benedictino de San Antolín de Bedón, románico del S-XIII del que recientemente se ha reconstruido su iglesia.





Aquí, bordeando la carretera por un paseo peatonal enmarcado entre maderas que nos protegen y separan del tráfico que aquí ya es mucho más denso, nos aproximamos a las bonitas playas de San Antolín y la desembocadura del río Bedón.





Durante este tramo volvemos a coincidir con el “bombero francés” y el “hispano-australiano”, el paisaje es encantador, con la playa y sus bellas formas cinceladas en las rocas por la erosión del mar a lo largo de los tiempos.





Después de confirmar nuestra ruta en los paneles informativos oportunamente instalados en la zona por donde transitamos, nos sirven de referencia para comprobar parte de lo recorrido y orientarnos hacia la ruta venidera.





Aquí decidimos Jordi y yo continuar hacia Naves, Villahormes, Cardoso y Nueva por AS-263, con el fin de localizar algún sitio apropiado donde poder tomar nuestro “almuerzo” mañanero y localizar alguna tienda de comestibles que nos permita complementar los alimentos que llevamos, hay que ser cautos y no sobrecargar con muchos alimentos la mochila durante la etapa, máxime si conocemos la existencia de posibles puntos de avituallamiento.

Nada mas entrar en Villahormes y sin dejar la carretera, localizo una tienda de comestibles en la que además del jamón y queso que ya nos acompañaba, le añadimos unos tomates, pan, vino y cerveza, de los que dimos buena cuenta en el apeadero de una parada de autobús.





En plenitud de forma y con la tranquilidad mañanera, son las 10:30 horas, de un “complemento vitamínico” importante, continuamos hacia Nueva sin abandonar la AS-263, cruzamos Nueva por su calle principal y nada mas cruzar la AS-340 tomamos el primer desvío a la derecha que nos conducirá junto a la vía del ferrocarril hasta cruzar por debajo de la autovía y así caminar paralelamente dicha vía durante un kilómetro que nos separaba de Piñeres de Pria.





Nada mas dejar Piñeres de Pria, tomamos un desvío a la derecha dirección a La Pesa que abandonamos casi de inmediato, a través de una camino a la izquierda que nos conducirá hasta una zona de siembra y cultivo, sin ningún tipo de senda, que habrá que cruzar de manera que superemos la pendiente hasta llegar a la iglesia de San Pedro, siendo cautos con el ganado vacuno que en estos pastizales campa por sus respetos con toda la libertad del mundo.





Una vez en la explanada donde se ubica la Iglesia de San Pedro, junto al cementerio, las vistas desde esta colina son excepcionales con los Picos de Europa por un lado y otra vertiente hacia tierras de riosellanas.





A partir de aquí iniciamos una bajada, bordeando el lateral del cementerio, hacia Cuerres, siempre rodeados de excepcionales vistas con el verdor de los prados asturianos.





Una vez en la zona llana, sin apenas variaciones de nivel pronunciadas, el paisaje se vuelve más monótono por asfalto, caminos de tierra a veces encharcados y sendas que nos irán acercando





a Ribadesella durante cinco largos kilómetros hasta encontrarnos nuevamente con la AS-263 que directamente nos dejará en la población que puede ser final de la etapa, Ribadesella.

Son las 14:40 horas y entendemos que es un buen momento para realizar un descanso y decidir sobre la finalización de etapa o continuar hasta San Esteban de Leces.

Por lo pronto nos encaminamos a la estación de autobuses para informarnos del horario de los autobuses en dirección a San Esteban de Leces y refrescarnos con unas cervezas. Puesto que para el próximo autobús faltaban algunas horas, decidimos definitivamente no pernoctar en Ribadesella y avanzar en autobús hasta el próximo albergue. Gracias a la predisposición del responsable de la cafetería de la estación que nos permitió dejar aparcadas nuestras mochilas bajo llave y así encaminarnos, ya sin peso, hacia la zona centro de Ribadesella.

Después de un buen consejo por parte de lugareños, “aterrizamos” en un local llamado Sidrería Casa Gaspar, donde con unas botellas de sidra que harán compañía a un buen queso de Cabrales, mejillones y patatas bravas, consideramos que nuestra necesidad alimentaria se daba por conforme.

De regreso a la estación de autobuses, un fallo “logístico” provocó que por escasos minutos perdiésemos el autobús que en ese momento efectuaba su salida y con el fin de no esperar otras cuantas horas optamos por tomar un taxi que nos llevaría hasta el albergue San Esteban de Leces.





Una vez atendidos por Dolores La hospitalera, persona agradable y entusiasta de su cometido, informándonos de todo lo relativo al funcionamiento del albergue e incluso de los horarios de autobuses a Ribadesella por si estimábamos apropiado pasar el resto de la tarde allí, así como de la posibilidad de solicitar telefónicamente cualquier tipo de alimento para la cena, que nos sería entregado en el albergue, dado que en las proximidades no existe ningún punto de avituallamiento.

Definitivamente alojados y convenientemente adecentados, tomamos el autobús de las 17:30 que nos acercará de nuevo a Ribadesella, la visita, ya sin prisas, permite recorrer tranquilamente la población y sus lugares más singulares, comenzando por el paseo marítimo que bordea la playa a la izquierda de la desembocadura del Sella y sus calles mas comerciales situadas en la margen derecha.



Aprovecho para adquirir algunos productos con los que poder cenar en el albergue puesto que el último autobús de regreso tiene salida a las 20:30 horas.

Hoy está prevista en Madrid una misa funeral en recuerdo de mi mejor amiga y mejor persona. Ante mi ausencia física decido rendirle mi pequeño homenaje visitando la iglesia parroquial sita en la Plaza de la Iglesia y asistir a los oficios religiosos que en ese momento se celebraban, era el principal motivo de mi retorno a Ribadesella esta tarde.

De vuelta al albergue, se encuentra algo más concurrido que a media tarde, ya están reunidos en torno a la mesa de “ceremonias” dando buena cuenta de los víveres que cada uno había estimado oportuno. Estaba tan concurrida la mesa que hubo necesidad de esperar un rato hasta que quedó “tablero libre” para definitivamente poder cenar.

Entre los asistentes ya encuentro algunos conocidos como el “hispano australiano” en este caso acompañado de un peregrino catalán hasta ahora desconocido, el “equipo italiano” al completo, un peregrino madrileño que recorre el Camino a pasos agigantados (por la velocidad que lleva) y me informa de otros peregrinos con los que ha coincidido y que también han compartido etapas conmigo, ¡¡es el Camino!! y una japonesa y un inglés como ciclo-peregrinos.

Después de la cena y haber compartido nuestras experiencias en la sobremesa nos fuimos retirando a la sala común de literas donde nos habían ubicado. La noche fue larga, sobre todo para la japonesa, que con el “festival” de ronquidos que se organizó sin aviso previo, hubo de migrar a mejores aposentos y cual sería mi sorpresa al levantarme de madrugada para preparar la salida, cuando la encuentro “pacientemente” recostada dentro de su saco sobre la mesa de ceremonias del comedor de la noche anterior. No me cansaré de repetir la necesidad de llevar siempre un par de tapones para los oídos.





Albergues de la Etapa:

Poo de Llanes:
-Albergue La Cambarina
    Localización: Plaza de los Higos, 128 (Carretera General 263)
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 635 739 837
    Inaugurado en 2014

-Albergue Llanes Playa de Poo
    Localización: Camino de la Playa, 36
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 985 40 31 81
    Inaugurado en 2007



Celorio:
-Albergue Las Palmeras Playa de San Martín
    Localización: Barrio Abajo, 120
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 985 40 21 02 / (+34) 638 28 70 65
    Inaugurado en Abril de 2016



Villahormes:
-Albergue Punta Pestaña
    Localización: Barrio de la Rotella, s/n
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 985 41 13 90 / (+34) 671 692 095
    Inaugurado en 2012



Ribadesella:
-Albergue Juvenil Roberto Frasinelli
    Localización: Calle de Ricardo Cangas, s/n
    Propiedad y Gestión: Principado de Asturias
    Tel.: (+34) 985 860 421 / (+34) 608 025 658
    Antigua casa de indianos remodelada