EL CAMINO DEL NORTE (pulsar sobre cualquiera de las imágenes para ampliarlas)






Día 24º: Avilés - El Pito (Cudillero):



Hoy se presenta ya una etapa algo mas normal en cuanto a recorrido y hasta el momento mi naturaleza física va respondiendo, así que la previsión inicial es intentar finalizar en Soto del Barco siempre y cuando allí encuentre alojamiento.

Prefiero madrugar bastante e ir sobrado de tiempo, así que nada más que marcharse las dos chicas suecas me organizo para salir antes de amanecer aprovechando la luz artificial en el núcleo urbano y también desayunar.

Son las 07:30 horas cuando abandono el albergue y me encamino a través de la calle Rivero hasta desembocar en la Plaza de España, allí en el bar La Cervecería que a estas horas ya está abierto tomo un café con leche y churros e incluso el camarero amablemente me ofrece el periódico, detalle que agradezco pero quiero desconectar cuanto antes del entorno que habitualmente nos rodea e intentar aislarme de las continuas y repetitivas noticias con las que yo al menos me veo diariamente abrumado.

De acuerdo con las indicaciones de ayer del amigo Cesar, continuo mi recorrido por la calle Cámara hasta el final, momento en que desemboco en la calle Pruneda y que tomo a la derecha para llegar a una rotonda que tomo a la izquierda por la denominada avenida de Telares, que casi inmediatamente cambia de nombre para convertirse en la avenida de Lugo, a través de la cual voy abandonando Avilés con la idea de encaminarme a Piedras Blancas.

Esa era la intención pero si te dejas llevar por las circunstancias a veces es más apropiado acomodarse a ellas. En mi caso observo que se ha agotado la tinta del bolígrafo que llevo para hacer mis anotaciones al que guardo especial aprecio y circunstancialmente detecto a mi derecha la existencia de una papelería-librería abierta a estas tempranas horas justo casi al final de las edificaciones, accedo a ella y aprovecho para preguntar si mi itinerario es el adecuado. La persona que me atiende, sumamente cordial, confirma la ruta aunque no obstante me sugiere desviarme en el próximo cruce a la derecha con el fin de visitar la playa de Salinas, pues la variación del recorrido no es apenas apreciable pero sin embargo me aportará un entorno más bonito y agradable.

Sin pensarlo más agradezco la información y pongo rumbo en el desvío indicado hacia la playa de Salinas. La mañana continua fresca pero agradable para caminar y sin síntomas de lluvia, desde luego merecía la pena el cambio de ruta, pues una vez recorrida la distancia hasta la playa a través de una zona urbanizada de aspecto “veraniego”, se abre ante mi vista una impresionante playa de aproximadamente dos kilómetros de longitud.





Dada la época en que me hallo brilla por su ausencia el aspecto que cualquier playa ofrece durante la época estival, pero la simple contemplación de esta relajante quietud ya es un premio en sí.





La playa se cierra en La Peñona, punto que con su entrante en el mar delimita la presencia de esta fina arena. Sobre este accidente geográfico se encuentra instalado al aire libre el Museo de Anclas Philippe Cousteau.







Continúo el itinerario bordeando la costa a través de una carretera denominada La Fábrica bastante estrecha y que no obstante me permite caminar con tranquilidad dado el escaso tráfico que en esta época soporta. Bordeo una gran industria denominada Asturiana del Zinc, lugar en que vuelvo a confirmar lo apropiado de mi itinerario hacia Piedras Blancas no sin antes pasar por una concentración urbana denominada El Pontón, realmente las edificaciones no han cesado desde que dejé la playa de Salinas.

Después de varios kilómetros desemboco en la avenida del Mar, punto que dista unos ochocientos metros de Piedras Blancas a donde accedo y desvío hacia la derecha por la calle Rey Pelayo que me conducirá hasta la avenida de Galicia que tomo a la derecha y así continuar camino hacia el siguiente núcleo urbano que será Vegarrozadas, prácticamente continuación de Piedras Blancas y que me conduce hasta la carretera N-632 que ya no abandonaré hasta Soto del Barco.

La carretera es amplia y con un excelente arcén lo que simplifica el caminar en cuanto a tranquilidad pero sin olvidar que es una vía bastante transitada. Después de un descenso hasta el valle en que se ubica el aeropuerto de Asturias, comienza un prolongado ascenso hasta el Alto del Praviano que una vez coronado ofrece unas excelentes vistas hasta llegar a Soto del Barco.







Mis sensaciones se confirmaron al llegar a Soto del Barco y ante el Hotel Camino del Norte, compruebo y certifico con los vecinos que se encuentra cerrado desde hace varios años, de ahí la imposibilidad de contacto tanto por mi parte como por la Oficina de Turismo de Avilés, sin embargo su imagen me sigue siendo sugerente e incluso sus visillos cerrados le dan un cierto toque melancólico…







En las proximidades está el Bar Refugio, que me sirve de tal y aprovecho para tomar algo de desayuno y replantearme posibles opciones de alojamiento donde finalizar la etapa. El punto más próximo sería el albergue privado de San Esteban de Pravía, pero tendría que desviarme poco antes de llegar a Muros del Nalón para regresar al día siguiente a retomar el Camino, lo que me supondría incrementar el recorrido unos cinco kilómetros, así que opto por continuar avanzando y en el Pito o Cudillero localizar algún posible alojamiento.

Por indicación de un paisano dejo la carretera para cruzar Soto del Barco en dirección al puente que cruza el río Nalón por un acceso que está actualmente prohibido a vehículos, así que reinicio mi Camino y casi inmediatamente paso por la puerta de un hotel de reciente construcción denominado Palacio de la Magdalena, edificado sobre otra construcción por la familia Llano Puente en el siglo XVIII. En 1810, fue cuartel de las tropas del general Ney y a mediados del siglo XX se reconvirtió en la Escuela Profesional Santa Bárbara. A pesar de su espectacular aspecto y el nivel de cuatro estrellas, considero que se encuentra fuera del presupuesto de cualquier peregrino que se precie salvo circunstancias excepcionales.

Comienzo a dar vista a la desembocadura del río Nalón con el asentamiento en su ribera de San Esteban de Pravia entre el verdor de los prados asturianos.





Antes de llegar al río, ya en bajada, debo pasar por la aldea de La Magdalena con bellas casonas indianas que te trasladan en el tiempo y lugar.

Vadeo el río a través del puente por el que transita la N-632 de gran longitud y que nos ofrece a ambos lados las curiosas imágenes del capricho geográfico que su cauce describe formando unos meandros que impiden apreciar incluso la continuidad de su curso.





Ya desde la otra orilla camino de Muros del Nalón se puede observar otra panorámica ahora con la ribera oeste poblada por el núcleo urbano de San Juan de La Arena, prácticamente en la desembocadura al mar.







Son las trece horas cuando llego a Muros del Nalón a través de la N-632 y continúo decidido a proseguir hasta El Pito lugar en el que tengo conocimiento de la existencia de posibles lugares donde alojarme, población a la que accedo pasadas las catorce horas.

Después de analizar las posibles opciones de alojamiento y la certera información de un nativo, me dirijo al Hostal Alvaro que se encuentra en pleno centro y vía principal que continua hacia Cudillero. Soy recibido amablemente por Marga y Álvaro, sus propietarios, a partir de aquí todo fueron atenciones.







El establecimiento realmente pensado y diseñado para peregrinos, máxime con las obras que estos momento acometen podemos considerarlo en un nivel superior, no solo por la amabilidad y predisposición de sus propietarios sino también por adecuación de sus instalaciones para peregrinos, tales como habitaciones de uso independiente con o sin baño incorporado, “casita cocina” y “casita comedor” en la parcela posterior al hostal que hace las delicias de cualquier peregrino con sus zonas verdes y de descanso.







Después de instalarme y asearme creo que es el momento de comer algo contundente. Con la asesoría de Marga a mi solicitud, a pesar de lo avanzado de la hora, de poder degustar unos buenos callos asturianos, me desplazo a unos centenares de metros sorprendiéndome la existencia del bonito restaurante “Arbichera” donde me permito el lujo, dado la excepcional época fuera de temporada, de ser atendido como único cliente y disfrutar de un producto tan de la tierra asturiana como son callos acompañados con patatas fritas cortadas en pequeños dados, culminado con un excepcional postre de requesón con fresas…..





Después de una comida así y el recorrido de la mañana en el que he superado ampliamente los veinticinco kilómetros, descanso un poco en mi habitación y posteriormente me dedico a anotar mi diario en la parcela del hostal plácidamente durante esta soleada tarde con que la bondad climatológica me sigue obsequiando.





En esta ocasión solo coincido con otro peregrino, persona joven de nacionalidad americana, que lleva alojado ya un día intentando recuperarse de las “huellas” que el Camino está dejando en sus pies y su fecha de continuidad dependerá de la evolución que vaya teniendo.

La parcela que ocupa el hostal tiene a su derecha ubicada la excepcional construcción que conforma la Iglesia de Jesús Nazareno. Se trata de una iglesia-panteón promovida por Fortunato de Selgas y construida a finales del siglo XIX y principios del XX, siendo inaugurada en 1914 por la infanta y princesa de Asturias doña Isabel de Borbón y Borbón en el año 1914.

La iglesia se construyó dentro del estilo románico del siglo XII y posee unas imágenes y vidrieras de cierta entidad, pero lo más importante de la iglesia es la cripta, lugar usado de panteón familiar y muy significativa fue la existencia del altar religioso más antiguo de España, está fechado en el siglo VIII siendo erigido por el rey Silo como altar de la iglesia de Santianes de Pravia. Parece ser que a principios de 2008 el altar y los canceles fueron traslados a una sala del palacio de los Selgas - Fagalde. La iglesia se encuentra al servicio parroquial de los vecinos, aunque continúa gestionada por La Fundación Selgas-Fagalde.







Son las diecinueve horas cuando ha finalizado el oficio religioso al que he tenido la suerte de asistir y contemplar el templo en su plenitud, pero como la tarde es larga y me encuentro descansado, decido bajar paseando y así recorrer los escasos dos kilómetros que me separan de Cudillero, pero no puedo resistir la necesidad de contemplar el mar en este bonito escenario y sentir su proximidad.







La visita es rápida, pues la tarde se ha enfriado porque el sol se está “apagando”, así que inicio el retorno que además consigue entonar mi temperatura puesto son los mismos kilómetros de ida pero de ascenso permanente y con elevada pendiente.

Creo que he “alargado” el día suficientemente, así que después de comentar con Marga el posible recorrido del día siguiente, ya que los campos está intransitables por el largo periodo de lluvias que han tenido por toda la costa cántabra, decido retomar mi itinerario del día anterior y me despido de tan “honorable hospitalera”, después de explicarme la disponibilidad de mi desayuno para la hora en que prevea salir en la “casita cocina”.

Son las veintiuna horas cuando doy por finalizado el día en la tranquilidad de mi habitación.





Albergues de la Etapa:

San Martín de Laspra:
-Albergue San Martín de Laspra
    Localización: Avda. de San Martin, s/n
    Propiedad: Arzobispado de Oviedo; Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 659 803 290
    Inaugurado en 2016



Naveces:
-Albergue Turístico Ruralsurf
    Localización: Linares, 132
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 622 568 351
    Inaugurado en 2013



Muros de Nalón:
-Albergue Turístico Casa Carmina
    Localización: Avenida de Riego, 21-23 (junto al Camino)
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 985 583 137 / (+34) 646 135 438
    Inaugurado en Abril de 2014



San Esteban de Pravia:
-Albergue Turístico Bocamar
    Localización: Avenida Fierro, s/n
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 985 58 02 93



Rl Pito:
-Albergue Cudillero
    Localización: Avenida Selgas, s/n (Barrio alto de Cudillero)
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 985 59 02 04 / (+34) 689 23 25 32
    Inaugurado en Abril de 2014