EL CAMINO DEL NORTE (pulsar sobre cualquiera de las imágenes para ampliarlas)






Día 26º: Santa Marina - Luarca:



Acomodo mi inicio de jornada al horario en que se abre el bar por la mañana, es decir, a las siete y media, así que esa hora en punto ya me encontraba ante la barra en la que puntualmente fui atendido por el marido de Charo. Un desayuno suave y puesta en carretera, pues los desvíos por montes y praderas siguen intransitables.

El recorrido similar al del día anterior, con constantes subidas, bajadas y curvas muy pronunciadas que me van permitiendo vadear arroyos y bordear cerros.

La primera población que encuentro es Ballota, lugar en que inicialmente pensé haber finalizado la etapa el día de ayer, dista unos tres kilómetros de Santa Marina, pero las informaciones anticipadas se me confirman y el alojamiento Casa Fernando está cerrado hasta el uno de mayo, pero me alegro de haber optado por un sitio tan agradable como la Pensión Gayo en Santa Marina.

Ballota es la parroquia más occidental del concejo de Cudillero, marcando el límite con Valdés el cauce del río Cabo, construida sobre una plataforma que se asoma al mar cantábrico con impresionantes acantilados. Su pequeña iglesia del siglo XVIII recientemente restaurada y alguna vivienda de carácter indiano pueden ser los aspectos más destacables de esta sencilla población.





Los campos están impresionantes y el verdor de su flora sigue siendo el color natural del ambiente que con su frondosidad hace incluso difícil andar por senderos poco transitados.





Al igual que el margen que la propia naturaleza permite para el paso del enlace ferroviario que recorre la cornisa cantábrica al que parece engullir esta inmensa masa forestal, tapizando hasta los puentes que salvan el paso del tren.







Sigue sorprendiendo la proximidad del mar que en ocasiones se hace visible como telón de fondo de prados y parcelas bien cuidadas que se engalanan con el “estallido” floral de la primavera en todo su esplendor.







Avanza la mañana y a pesar de la humedad, la lluvia me sigue respetando. Pienso que va siendo hora de tomar algo más contundente que mis leves desayunos matinales del amanecer, así que cuando van a ser las once de la mañana entro en Cadavedo con unos doce kilómetros recorridos. Casi a la salida de la población observo un Mesón con cierta afluencia, pues hasta el momento los posibles locales existentes estaban cerrados.

Coincide además la existencia de indicaciones en dirección al Albergue Municipal que está muy próximo, así que me encamino a localizar su ubicación, aunque en esta ocasión vaya de paso. Veo que es una modesta vivienda con acceso a su planta alta y un reducido número de plazas por lo que en épocas de mucha afluencia suele saturarse.







Ya sin más dilación y justo casi enfrente, al otro lado de la carretera, se encuentra el Mesón La Granda, al que antes había localizado y verdaderamente fue un acierto porque después de consumir varias cervezas para poder dar fin al enorme y riquísimo bocadillo de calamares que amenicé con unas aceitunas gordales, me sentía pletórico de fuerzas para afrontar los probables dieciocho kilómetros que me conducirán hasta Luarca.

La ruta que sigo por Villademoros y Querúas hasta Canero, trascurre distante pero paralela a la autovía del Cantábrico y para acceder a esta última población debo salvar la citada autovía a través de accesos inferiores a ella.

Una vez pasado Canero y en bajada hacia el valle por el que discurre el río Esva, existe un desvío señalizado del Camino a la altura de la bonita ermita de San Miguel de Canero que se interna en el monte con el fin de evitar el tránsito por la carretera, pero en mi caso con las ideas claras dada la climatología, después de visitar la ermita exteriormente regreso a la carretera.

En este punto coincido en la distancia con cuatro peregrinos al parecer de nacionalidad extranjera que se internan a través del bosque para nunca más volver a coincidir con ellos. Al menos su visión me animaba pensando que en este Camino no iba solo.





Finalizo la bajada y nada más pasar el río Esva, se encuentra el Hotel Restaurante Canedo, lugar apropiado para finalizar la etapa e incluso disfrutar de la gastronomía del lugar, pero en mi caso, después del fastuoso desayuno de Cadavedo decido continuar e iniciar la subida al puerto.

Una vez coronado el puerto, la vista es esplendida con la playa de Cueva al fondo coincidiendo con el pequeño estuario que dibuja la desembocadura del río Esva.





El esfuerzo del puerto bien merece un breve descanso disfrutando de estas excepcionales vistas que nos brinda la “madre naturaleza”.







Ya en Caroyas me detengo en la parada del bus para analizar y fotografiar el trayecto de los autobuses en dirección a Luarca, simple curiosidad, pero así dispongo de un registro fotográfico de ruta y horarios por si en algún momento fuese necesaria su utilización, y además ¡¡cómo no supone incremento de peso…!!

Estando en esta situación observo que se aproxima un peregrino a quien después de saludar reconozco como el amigo de la chica coreana con quienes coincidí en Avilés, efectivamente, me indica que su objetivo es finalizar la etapa en el albergue de Almuña, sin embargo por mi parte era intención finalizar en Luarca puesto que el albergue dista varios kilómetros de la población y quería disfrutar de esta bonita villa marinera.

Cada uno continúa su Camino aunque yo me detengo a visitar las escasas y curiosas viviendas que se hallan a la derecha de la carretera en una pequeña circunvalación perteneciente a Caroyas. Nada mas retomar la carretera N-634 descubro que me encuentro exactamente en el kilómetro “quinientos”, bonita cifra.







A medida que avanzo en dirección a Barcia el tráfico rodado se incrementa. El Camino abandona la N-634 a la altura del Cementerio Musulmán, sin embargo si se decide continuar por la citada carretera hasta la Almuña para ir directamente al Albergue el tráfico se hace incesante y peligroso, situación que se agrava por la práctica inexistencia de arcén y excesiva velocidad de los vehículos.

Este es el recorrido que realizo puesto que antes de llegar a Almuña me desvío a la derecha por la VA-1 que me permitirá entrar en Luarca por el acceso del faro y puerto.

La vista bien merece la pena cuando de repente se abre ante tus ojos la bella figura de Luarca con su bonito puerto y las construcciones descendiendo en escalera como cubriendo y salvando el desnivel de los acantilados hacia el mar ¡¡excepcional!! En verdad merece la pena el recorrido realizado aunque solo sea por esta fastuosa exhibición.







Dado lo avanzado de la hora, algo más de la quince horas, previa cerveza que me calme la sed, decido buscar alojamiento y realizar una merienda cena a horas tempranas, pues el bocadillo de calamares en Cadavedo ha surtido un gran efecto en mi saciedad gastronómica.

Elijo el hotel La Colmena, que además tiene una oferta especial para peregrinos y se encuentra en pleno centro junto a la plaza del Ayuntamiento. Después de alojarme y descansar un buen rato estoy preparado para visitar Luarca.

El puerto es una preciosidad y al final del mismo el Mesón de la Mar, lugar con encanto y unos productos sensacionales que para mi desolación en esta época solo está abierto durante el fin de semana.





Hoy sin embargo si puedo visitar la iglesia parroquial de Santa Eulalia, al ser un horario coincidente con oficios religiosos, por lo que a su vez aprovecho para sellar la credencial. Aunque de origen medieval con pruebas documentales fechadas en el siglo XII, de la edificación anterior no queda nada al destruirse por completo para levantar el templo actual entre los años 1873 al 1879.





Al anochecer, en lugar de hacer una cena seria y formal para lo cual había recopilado esplendida información del gestor del Hotel La Colmena, decido dedicarme al tapeo y disfrutar de una buena sidra.

Lo que realmente sucedió es que era lunes y la inmensa mayoría de bares y mesones estaban cerrados o bajo mínimos como así pude comprobar en la Sidrería el Llagar, pero todo tiene arreglo. La persona que me atiende, me comenta la imposibilidad de tapeo de cocina por una circunstancia familiar, pero realmente se desvive y después de prepararme un surtido de jamón y queso, me elaboró un chorizo a la sidra que degusté con una fenomenal botella de sidra natural verdaderamente espectacular. Esta persona de mediana edad, se encuentra en la década de los cuarenta y es natural de Sabadell, sumamente agradable pues en el trascurso del tiempo que allí estuve me comentó su especial cariño por las tierras del sur y de manera singular por la población de Huetor Tajar (Granada), lugar en el que pasó parte de sus años jóvenes.

Y en cuanto a anécdotas, me relató la de un peregrino vasco que se quejaba del inmenso dolor de pies que llevaba, que esto era muy duro, pero a medida que incrementaba la dosis de chateo, se quejaba con mayor intensidad de los pies hasta que bien entrada la tarde en un arrebato de rabia y dolor terminó deshaciéndose del bordón y demás aditamentos para definitivamente dar por finalizado su peregrinar por el Camino del Norte.

Durante mi estancia en este local pude comprobar el incesante tránsito de clientes que apenas tomaban una consumición y se marchaban, más tarde pude confirmar que lo que realmente hacían era una “ronda” por distintos bares chateando en cada uno de ellos, tal y como pude ver de regreso al hotel en la propia cafetería del mismo en la que coincidí con clientes anteriores.

Creo por hoy después de los casi treinta kilómetros recorridos mi cuerpo necesita descansar, así que decido retirarme a mi habitación.





Albergues/Alojamientos de la Etapa:

Cadavedo:
-Albergue de Peregrinos de Cadavedo
    Localización: Carretera general s/n
    Propiedad: Municipal; Gestión: Asociación de Amigos del Camino de Santiago Valdés Luarca
    Tel.: (+34) 985 64 53 20
    Inaugurado en 2004

-Casa de Peregrinos Covi y Peter
    Localización: Barrio Las Corradas, 7
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 985 64 51 93 / (+34) 660 147 482
    Inaugurado en 2014



Almuña:
-Albergue de Peregrinos de Almuña
    Localización: Antigua carretera general s/n
    Propiedad y Gestión: Municipal
    Tel.: (+34) 985 64 50 86 / (+34) 650 21 83 26



Luarca:
-Albergue Villa de Luarca
    Localización: Calle Álvaro de Albornoz, 3
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 660 819 434
    Inaugurado en 2014