EL CAMINO DEL NORTE (pulsar sobre cualquiera de las imágenes para ampliarlas)




5º Día: Zumaia – Deba:



Son las 07:40 de la mañana y algunos peregrinos ya han comenzado la etapa. Desayunamos en el propio Albergue con los variados productos que Ana había preparado, una delicia bien organizada y mucho mas que apetecible.





La climatología está agradable, la mañana fresquita y con el cielo nublado, pero ¡¡¡sin lluvia!!! es decir, se nos presenta un día buenísimo para caminar. Siguiendo las indicaciones de Ana, bordeamos la edificación y tomamos la senda del camino que nos conducirá a Deba, sin necesidad de retroceder y dar una vuelta innecesaria. Después de un camino inicialmente de cemento y posteriormente de tierra, observando la huella que ha dejado la lluvia con continuas charcos y zonas embarradas,





llegamos al área de recreo de Galarreta, con unas maravillosas vistas de los prados con la mar de fondo.




Posteriormente se cruza Elorriaga y después de varios kilómetros de asfalto y pistas muy




embarradas se regresa hasta la carretera N-634 y aquí después de pasar una Venta dedicada al agroturismo, lugar que aprovechamos para tomar unos minutos de descanso sobre un murete que rodea la finca, lo que nos supuso una “regañina” de su propietaria por temor a que le maltratásemos sus flores, ¡¡¡que carácter!!! menos mal que al final se mostró hasta algo agradable.
Volvemos a desviarnos hacia la derecha y después de traspasar un portón, se transita por una preciosa zona boscosa pero con un desnivel mas que respetable que nos llevará hasta Itziar con su Santuario.




A pesar de lo embarrada que estaba la senda boscosa y su pronunciada pendiente que a veces consigue que la mochila tirase con tal fuerza que obligaba a dar unos pasos hacia atrás para no perder el equilibrio, pero con cara de incredulidad, observamos como un paisano con zapatillas y mallas (muy al uso por los atléticos varones vascos) bajaba la pendiente a grandes zancadas y con una velocidad mas que respetable, apenas tuvimos tiempo de darle los buenos días. Hubo tema de conversación para unos días.





Desde Itziar, se inicia la baja hacia Deba con todas las precauciones imaginables dadas las innumerables advertencias de cualquier guía del camino y comentarios de peregrinos. Tiene su explicación, realmente la bajada es pronunciada, pero para permitir el paso de vehículos han convertido la senda en una pista de cemento estriada que junto con la humedad del clima y las hojas que se desprenden de los árboles, se convierte en un pista de patinaje en la prácticamente no puedes mantener el equilibrio a pesar de las precauciones que puedas adoptar.
La llegada a la ermita de San Roque, supuso un verdadero alivio para mantener la verticalidad y proseguir nuestra marcha ante la ya inmediata entrada en Deba.





Esta ermita data al menos de comienzos del S-XVII, con una portada conformada por barras de madera, tejado a cuatro aguas y puerta con benditera. Como detalle interior destaca la maqueta de un barco velero fijada al techo de la ermita y con un coro encima del atrio de entrada.





Al llegar a Deba, hay que encaminarse a la Oficina de Turismo o a la Policía Municipal para localizar las llaves del albergue y acreditarse como peregrino. La agradable sorpresa es que para salvar los desniveles de la población, además de las oportunas escaleras y calles más o menos empinadas, ¡¡¡disponen de ascensores!!! oportunamente dispuestos que te permiten salvar los citados cambios de nivel, eso si, con unos horarios de funcionamiento.

No me cansaré de repetir que el mundo es un pañuelo, así que al tomar el primer ascensor de cambio de nivel que es el de mayor altura, coincidimos con otras dos personas. Después de educadamente darnos las buenas tardes, una de estas personas me pregunta si no me importa decirle de donde procedo, a lo que respondo que soy español y de Jaén. Ya un poco desconcertado por mi respuesta, me indica que algo familiar había notado, puesto que el también es de Jaén, aunque lleva 40 años en Deba, allí está casado y ejerció como Maestro durante años en el edificio que ahora nosotros utilizaremos como Albergue.

Mi paisano, se deshizo en atenciones tanto en acompañarnos hasta las dependencias de la Policía Municipal, que en esos momentos estaban cerradas, somos peregrinos y ya empezamos a olvidar hasta el día de la semana en que vivimos, es sábado, como hasta las inmediaciones de la Oficina de Turismo, no sin antes responder a nuestra solicitud de un buen sitio para comer y la verdad, acertó plenamente. Agradecimos sus atenciones y tuvimos que despedirnos puesto que era fin de semana y la familia le estaba esperando en las proximidades, gracias paisano del norte de España.

Una vez realizados los trámites de albergue en la Oficina de Turismo y recoger la llave, nos asignaron al existente en el Colegio Lusaro, en la parte alta de la ciudad, puesto que el albergue mas céntrico, frente a la Cruz Roja, dispone de pocas plazas y ya está completo. Como después veremos será un verdadero acierto.

Puesto que la hora ya era la apropiada para comer, decidimos primero comer y después, dado que ya tenemos asignada hasta la litera, tomar posesión de nuestro alojamiento. De acuerdo con las indicaciones de mi paisano y después de ver las distintas opciones por el facilitadas y las de la Oficina de Turismo, nos encaminamos al Restaurante Txomin.

Una vez aposentados en nuestra mesa, observamos la llegada de otro peregrino con el que en algún momento habíamos coincido y le invitamos a compartir nuestra mesa. Tras presentarnos de manera efectiva, resultó ser Jordi, catalán y un verdadero experto en esta vida de peregrinaje, habiendo realizado entre otros el Camino Francés, el Camino Catalán (desde Monserrat a Santiago) y el Camino de la Plata, y ahora ¡¡¡vamos a por el del Norte!!!

Después de una copiosa comida norteña, incluido cocido, ya en la sobremesa, Jordi nos indica que él está alojado en el albergue de abajo, muy deficiente y casi como el escenario de una obra de Stephen King, así que nos encaminamos a tomar posesión del nuestro en la parte alta y quedamos con Jordi en que posteriormente nos veríamos en nuestro albergue y así podría apreciar las diferencias en cualquiera de los sentidos.

Al Albergue del Colegio Lusaro, junto al Polideportivo, se asciende por una rampa de piedra bastante resbaladiza en el lateral del edificio, donde se encuentra la puerta de acceso. Realmente es un amplio colegio con enormes salas, en la que dos de ellas se han habilitado con varias decenas de literas y otra sala como zona de descanso y comedor, ahora eso si, con sillas y mesas “liliputienses” (al parecer este mobiliario correspondía a una escuela infantil en sus orígenes). Dentro de este inmenso hall, existían además dos zonas de aseos. Más que suficiente para las necesidades peregrinas.

Una vez acomodados, comenzamos a tener encuentros masivos con peregrinos, ¡¡¡esto si es ya el Camino!!! Estaremos alojados en el entorno de una treintena y por fin, todos extranjeros, menos tres españoles, algo es algo, bueno, somos cuatro españoles si contamos a Jordi que está en el otro albergue.

Se pasa la tarde tranquilamente y decido visitar algo de Deba, por lo que me dedico a recorrer el centro y la parte de las playas, donde cohabitan unos paseos con césped y arbolados con una zona de edificios-casonas multicolores que dan aspecto especial a esta bella población.




Finalmente decido pasar por el supermercado para provisionarme de algunos alimentos para la cena, así como por la Farmacia, para la que me han hecho algunos encargos.

De regreso al albergue, tuvimos la visita de Jordi, que quedó gratamente sorprendido de nuestras instalaciones, confirmando la desventaja en que se encontraba el lugar donde él se alojaba. Dada la hora, le propusimos se quedase allí para compartir cena con nosotros, pero prefirió retirarse a su “albergue stepheniano”.

Casi en paralelo tuvimos la visita del hospitalero que personalmente creo que nos saludó a todos los peregrinos, al igual que según Jordi había hecho en su albergue. La verdad es que era difícil entenderle dado su especial estado de bienestar, no obstante se interesó por todo, incluso por buscarnos alojamiento en Zumaia, tema que finalmente desestimamos puesto que una de las ventajas del Camino es no premeditar actividades cerradas, ¡¡el Camino proveerá…!!

Aquí volvimos a coincidir con Rosemarie y Wolfang, la pareja alemana de Santa Klara, pero en esta ocasión Rosemarie en muy mal estado, puesto que sufrió un resbalón en la empinada rampa de acceso al albergue y se encontraba muy dolorida, por lo que a pesar del interés de todos y del propio hospitalero con sus gestiones ante una posible atención sanitaria, prefirió aguantar la noche y ver su evolución al día siguiente.

A esta pareja alemana le acompañaba otra persona llamada Sigrid (el Camino nos seguirá uniendo) de nacionalidad noruega, a la que también tuvimos el placer de conocer.

Aparecen otros dos peregrinos, los españoles a que antes me refería, Lucas y Rubén (cordobés y gallego respectivamente), que han elaborado un blog llamado “Cuatro Botas” en el que han comenzado a contar sus experiencias del Camino también iniciado en Irún, a estas “Cuatro Botas” se le han unido otras “Dos Botas” calzadas por Sebastian (un belga que se acopló con ellos) y que caminan en compañía.

Otra peregrina hasta ahora desconocida es una canadiense llamada Stephanie, a la que el Camino irá nos irá acercando con circunstancias casi de vecindad, lo antes dicho, este mundo es menos que un pañuelo.

El japonés, Akiro, habla perfectamente español, ha vivido y trabajado bastante tiempo en México, pero nadie podría negar más que por su aspecto físico, por su propia compostura, que es un originario del Imperio del Sol Naciente.

Martin y “su hijo”, los dos varones alemanes con los que coincidimos en el monte Ulía, realmente no son padre e hijo, son dos peregrinos alemanes que coincidieron en el Camino, es mas, aquí a Deba ya no llegaron juntos, aparecieron de forma independiente.

Nina, peregrina de edad similar al “hijo” de Martin, creo que de nacionalidad alemana, a esta persona es la primera vez que la encuentro.

Así se va ampliando el número de peregrinos y nuestras relaciones con ellos y puesto que es el primer día en que coincidimos un grupo numeroso y dado que es sábado, vamos reuniendonos en la sala de la “guardería” para tomar algo de alimento, por lo que finalmente se va haciendo una mesa redonda compartiendo viandas e impresiones.

Como esa noche se jugaba un partido de futbol, llamado de los del siglo, Barcelona – Real Madrid, proponen hacer una porra entre los asistentes para ver quien acierta el resultado, y aunque poco interés pusimos en la evolución del partido, pues gracias a las viandas y a la música aportada por Lucas y Rubén, se pasó rápidamente la velada.








Albergues de la Etapa y otros alojamientos:

Lastur:
-Albergue Turístico Lastur
    -Localización: Plaza de San Nicolás, 2 (Distante 6,5 Km del Camino, te recogen y devuelven al Camino en coche)
    Propiedad y Gestión: Asociación de Agricultura y Montaña del bajo Deva
    Tel.: (+34) 943 19 90 90 / (+34) 679 928 393
    Inaugurado en 2004



Barrio de Mardari (Deba):
-Agroturismo Erleta Goikoa
    Localización: Mardari Auzoa, 5 (junto al Camino y 2,5 Km antes de Itziar)
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 618 06 79 68

-Agroturismo Santuaran Bekoa
    Localización: Mardari Auzoa, 1 (junto al Camino y 2,2 Km antes de Itziar)
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 943 19 90 56



Itziar:
-Hotel Kanala**
    Localización: Itziar Auzoa, 2 (junto al Camino)
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 943 19 90 35 / (+34) 629 44 54 13

-Agroturismo Donibane
    Localización: Barrio Egia, 8B (junto al Camino, 1,7 Km después de Itziar y 1 Km antes de Deba)
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 943 19 15 54 / (+34) 617 68 63 37



Deba:
-Albergue de Peregrinos de Deba
    Localización: Plaza de Arakistain, s/n (Estación del Ferrocarril)
    Propiedad: Euskal Trenbide Sarea; Gestión: Asociación de Amigos del Camino de Deba
    Tel.: (+34) 943 19 24 52 (Oficina de turismo de Deba)
    Inaugurado en Junio de 2014

-Pensión Zumardi**
    Localización: Marina Kalea, 12
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 943 19 23 68

-Hotel Arbe***
    Localización: Laranga auzoa z/g (a 2,3 Km de Deba, próximo a la desembocadura del río)
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 943 60 47 49