EL CAMINO DEL NORTE (pulsar sobre cualquiera de las imágenes para ampliarlas)




6º Día: Deba – Markina:



Otro nuevo día y…. ¡¡¡sin lluvia!!! Para qué necesitamos mas agua, ya están suficientemente encharcados los caminos, así que con nuevos ánimos iniciamos la etapa con la lógica precaución de su dureza según las distintas informaciones localizadas, pues hemos de tener en cuenta que nos vamos apartando de la costa y nos despediremos de ella hasta la llegada a Portugalete.

Además de su recorrido y preciosos paisajes, una de las etapas mas bonitas, no debemos olvidar que el único punto probable de avituallamiento puede ser Olatz (y no hay seguridad de que esté abierto el único bar existente) así que mejor ser precavidos y llevar algo de alimento.

Son las 06:45 de la mañana cuando cruzamos el puente sobre la ría y aquí tenemos la primera sorpresa que nos despertó de forma mas que precipitada, ya que caminando por la acera e iniciando el cruce por un paso de peatones, observamos como por la salida del túnel que hay a nuestra izquierda aparece un vehículo que disminuye prudentemente su velocidad, aspecto que no aprecia el vehículo que le sigue a una velocidad considerablemente elevada, intenta frenar pero el vehículo le derrapa y estuvimos a punto de ser los perjudicados del incidente. Ya repuestos del sobresalto, iniciamos una subida zigzagueante entre el arbolado y verde paisaje vasco, por unas pistas y veredas de tierra que por suerte permiten transitar sin problema de barro ni de vehículos, además con las hojas caídas de los árboles, ¡¡una verdadera alfombra para nuestros pies!!





Nos vamos alejando de Deba y sin querer, pero sin poder dejar de sentirlo y añorarlo, vamos abandonando este litoral cantábrico que hasta la fecha prácticamente hemos bordeado.




Se llega a la ermita del Calvario y continuamos por pistas de tierra hasta tomar el asfalto que nos lleva a Olatz.




En este punto coincidimos varios peregrinos y después de un breve descanso y comprobar que nuestro presentimiento se cumple, el bar está cerrado, no queda mas remedio que continuar hasta Markina, ya sin ningún punto de avituallamiento. En este pueblo inicio ya mi Camino con tendencia a ir independizándonos de los grupos iniciales, así que JB se une a un grupo en el que va Carlos el portugués y por mi parte voy acompañado de Jordi a la salida de Olatz, no obstante en el inicio de la subida al monte Arno, ya vamos por libre.





Realmente el ascenso al Arno se hace duro y difícil, transitando por cemento y el temido asfalto, hay que tener en cuenta que prácticamente en 2,5 Km se superan los 250 ms de desnivel al coronar la cima, momento en que dejamos Guipúzcoa para entrar en Vizcaya.





Posteriormente nos adentramos por unas maravillosas pistas forestales con zonas boscosas pobladas por robles y encinas, llegando a un caserío, que en la parte izquierda del camino dispone de una fuente potable y un cobertizo que permite un descanso merecido y a cubierto de las inclemencias del tiempo.

En este punto, a falta de casi 10 km a Markina decido “tirar” del avituallamiento y me permito un breve pero sólido desayuno a base de jamón, queso y pan, una gozada. Un tiempo de descanso que inicialmente comparto con Stephanie (la canadiense)





y posteriormente con Martin (el alemán, con aires de Bob Dylan).





Una vez recuperadas las fuerzas, continúo disfrutando de este precioso paisaje lleno de arbolado por una cómoda pista forestal que permite transitar por algunos caseríos existentes,





Con árboles entrecruzados en la propia pista y una vegetación abundante, coloreada y viva….





si bien el trazado se vuelve a complicar con una subida algo mas fuerte, embarrada y encharcada, que en ocasiones dificulta y bastante el camino, pero sigue siendo bellísimo.




Nuevamente salimos a la carretera asfaltada, aunque por breve tiempo, ya que en la bajada que inicio aparece un desvío a la derecha que conduce directamente a Markina. Este camino, con bastante piedra y agua, se vuelve por momentos peligroso, ya que en ocasiones el trazado toma el aspecto de un tobogán por su estrechamiento y difíciles puntos de agarre para mantener el equilibrio, máxime si tenemos en cuenta que está finalizando esta larga etapa con el cansancio acumulado y ya se hace insoportable el peso de la mochila.

Una vez superado el descenso, para mí, a pesar de su peligrosidad, se me hace más asequible y descansado que el conseguir la cima del monte Arno, ¡¡¡serán los años que también pesan…!!!

A la entada de Markina, se produce mi primera sorpresa al encontrar una ermita a la que se puede acceder libremente, se trata de la ermita de San Miguel de Arretxinaga, la construyeron en el siglo XVIII, puesto que la anterior estaba en ruinas. Tiene una planta hexagonal y el tejado es piramidal de seis lados. Está construido en piedra sin labrar.

La cúpula es de seis nervios, unidas en el centro por una clave de decoración vegetal. La entrada a la ermita es sencilla, adintelada, y en su eje superior se sitúa un pequeño campanario.

Las tres grandes rocas que alberga en su interior son lo más llamativo de la ermita. Se sujetan entre sí, creando una especie de pequeña capilla, en el centro está la figura del Arcángel San Miguel. Las rocas tienen más de 40 millones de años. Según la leyenda popular, los mozos que se quieran casar antes de un año deberán pasar tres veces por debajo de las rocas.




Ya en el albergue, tomo mi alojamiento y observo que solo se me ha anticipado en la llegada Sigrid, no obstante recibo llamada telefónica de JB interesándose por mi situación, ya que están esperándome tomando una cerveza a la entrada de Markina. No daban crédito al indicar que yo estaba en el albergue esperando la llegada de los demás para comer. La verdad es que no me hubiese importado continuar caminando un poco más para albergarme en el Monasterio de Zenarruza.

Una vez reunidos decidimos comer algo caliente, así que con las indicaciones del hospitalero me encaminé junto con Jordi, JB y Stephanie hacia un restaurante llamado Pitis, donde degustamos un marmitako para no olvidar, excepcional, dimos buena cuenta del gran perol que nos pusieron en la mesa así como de un buen filete de carne posterior, todo lógicamente a un precio mas que razonable para menú de peregrino.

Una vez satisfechos gastronómicamente, dediqué la tarde a las tareas propias del peregrino, aseo, colada y algo de descanso para salir a dar una vuelta por Markina.

Ya al atardecer nos fuimos encontrando algunos de los peregrinos en nuestro transitar por el pueblo y como no, terminamos degustando y haciendo prácticas de escanciado de una fenomenal sidra natural, que ante las miradas atónitas y prudentes de las personas nativas que compartían local con nosotros y la diversión de los niños, casi agotamos las existencias de sidra de la taberna que nos acogió a: Martin, Sigrid, Sebastian, Lucas, JB, Rubén y Timothy. En esta celebración “fundimos” el capital que me aportó la porra de la noche anterior en Deba.

A nuestro regreso al albergue, que por arte y encantamiento del flautista de Hamelín (Sebastian el belga), fuimos acompañados de los niños del pueblo que alucinaban con los gestos y mimos del belga.

Dada la hora y la permisividad del hospitalero, Manolo (el de Puente Villarente), que incluso nos acompañó a degustar unas cervezas en el bar de enfrente del albergue, se nos prolongó un poco mas de lo habitual la tarde noche, lo que no impidió que a las diez de la noche estuviésemos dormitando en nuestras respectivas literas tras un día bastante ajetreado.








Albergues de la Etapa y otros alojamientos:

Mutriku:
- Casa Rural Pikua
    Localización: A 2,9 Km de Deba y 1,2 Km de Mutriku (junto al Camino: 50 metros)
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 943 60 32 42 / (+34) 629 10 57 33



Markina:
-Albergue de Peregrinos de Markina
    Localización: Calle del Carmen, 5. (Acceso por la calle Frai Bartolomé - Convento Frailes Carmelitas)
    Propiedad y Gestión: Padres Carmelitas
    Tel.:(+34) 687 52 96 27 / (+34) 659 56 23 34 Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Vizcaya

-Albergue Pitis
    Localización: Plaza Karmengo, 11
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 657 72 78 24

-Albergue Intxauspe
    Localización: Barrio Atxondo, 10 (a 300 metros del núcleo urbano)
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 652 77 08 89 / (+34) 658 75 86 17
    Inaugurado el albergue en 2012

-Hotel Ansotegi**
    Localización: Antsotegi – Barrio Altzaa, 15 (Etxebarria) (a 1,4 Km de Markina y del Camino)
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 946 16 91 00