EL CAMINO PORTUGUES CENTRAL (pulsar sobre cualquiera de las imágenes para ampliarlas)






Día 9º: Coimbra - Mealhada:



La noche discurrió normal salvo el sobresalto que me llevé de madrugada cuando me apeteció ir al servicio que se encontraba fuera de la habitación en que se ubicaban las literas, era plena noche cerrada cuando observo a través del cristal traslucido de una puerta la imagen de una persona que vestía una especie de “camisón”, de pie y mirando hacia el horizonte con los brazos levantados.

Tras la sorpresa inicial al contemplar la escena, me vinieron a mi mente alguno de los pasajes del Quijote, no obstante una vez me hube recuperado pude observar que se trataba de un peregrino “singular”, a la vez que intenté pasar inadvertido camino de los aseos, después de esta “visión”.

Con la decisión ya definitiva de continuar mi camino, me levanté antes del amanecer, de manera que a las 07:30 abandonaba el Monasterio que a estas horas ofrecía una imagen espectacular con el primer sol de la mañana. .





Comienzo el descenso hacia la ribera del Mondego, cuyo cauce salvo a través del puente de Santa Clara con la tranquilidad que supone tanto por el escaso tráfico como por las pocas personas que a estas tempranas horas puedan estar en la calle, conjugándose con la cálida visión del centro histórico de la ciudad.





Nada más cruzar el río me encuentro frente a la ribereña y coqueta plaza que homenajea a Joaquim Antonio de Aguilar, político portugués de la época de la monarquía Constitucional.







Aquí me desvío hacia la izquierda por la avenida de Emidio Navarro dispuesto a continuar pegado al cauce del río en busca de la salida de Coímbra, no sin antes apreciar la bella imagen cargada de historia del clásico Hotel Astoria.







Queda atrás Coímbra y abandono la carretera EN111-1 de mucho tráfico a estas horas, tomando otra carretera de firme más estrecho en dirección a Ademia de Baixo, aunque también tiene bastante tráfico procedente de las urbanizaciones próximas. Existe un mojón con vieira que señaliza perfectamente la dirección hacia Ademia de Baixo.







En Ademia de Baixo hago una parada en el cruce con la N111 que atraviesa la población, concretamente en la Adega do Leite, coqueto restaurante de aspecto fenomenal, aunque a estas horas solo me limité a tomar un café y una tostada.

Aquí coincido y comparto unos minutos con Anthony, el americano, que también ha elegido el lugar para desayunar y quien nada más finalizar continúa su marcha.

La estrecha carretera que ahora me irá conduciendo hacia Fornos al menos es agradable, está bordeada por árboles y pequeñas parcelas agrícolas, además el tráfico ahora es mínimo aunque no conviene distraerse demasiado. Al fondo de una recta diviso a Anthony con su gran envergadura y caminar paciente.





Van a ser las diez de la mañana cuando entro en Fornos, población en la que no me detengo pero doy alcance a Anthony. Me alegra al observar y saber que no camino solo.





A la salida de la población bordeo una rotonda de la que salgo por la izquierda para así encaminarme después de 500 metros hacia un paso que permite salvar por debajo la autovía E801. La distancia que separa esta población de la siguiente que es Trouxemil, apenas es de aproximadamente 1 km, no obstante en este corto trayecto se salva un desnivel de 70 metros que sin embargo no representan ningún esfuerzo importante.

Cuando entro en Trouxemil, lo primero que veo es una estatua dedicada al Apóstol Santiago con toda la simbología que supone para cualquier peregrino.







En la misma plaza y frente a la estatua se encuentra la Iglesia Matriz de Trouxemil, sencillo edificio reformado en el siglo XVII, junto a la cual observo la presencia de los dos peregrinos italianos y Billy el holandés (Willem) a la vez que Anthony también aparece en escena.







Después de compartir unos momentos y hacer un breve descanso continuamos el Camino aunque cada uno con su cadencia de paso lo que motivó que en breve espacio nos fuésemos disgregando.

Ya en Adöes, pequeña población de la Freguesia de Barcouço, casi continuación de Trouxemil pues apenas 500 metros de distancia las separan, la cruzo longitudinalmente, dejando a mi izquierda su sencilla y pequeña capilla de Nossa Senhora do Livramento del siglo XX.







Desde Adöes comienza una meseta sin apenas desniveles que me conducirá después de 2 km hasta Sargento Mor, población de mayor entidad aunque extendida longitudinalmente de forma paralela a la carretera IC2.

A través de su calle principal y pasando junto a la pequeña capilla de reciente construcción, observo que la señalización sigue cumpliendo su primordial misión de orientar al peregrino.





Finalmente cuando estoy abandonando el núcleo urbano de Sargento Mor para incorporándome a la carreta IC2, observo que delante de mi caminan varios peregrinos que creo identificar con los italianos.





A medida que me aproximo a ellos se confirma mi intuición, sin embargo algo más separado del grupo veo a otro peregrino al que identifico rápidamente con Miguel, el peregrino asturiano al que conocí durante la etapa de Santarém a Azinhaga, ya hacían más de cinco días en los que no habíamos vuelto a coincidir.

Después de volver a saludarnos y comentar las vivencias de estos últimos días, decidimos continuar en compañía y dejar que sea el Camino quien considere hasta donde se mantendrá nuestro caminar compartido.

Avanzamos ya por la IC2 en prolongado ascenso durante 1,3 km hasta llegar a la población de Santa Lucia, momento en que se inicia un suave descenso, abandonando la IC2 después de 1 km para cruzar la población de Carqueijo, perteneciente a la Freguesia de Casal de Comba.

A la salida de Carqueijo cruzamos la IC2 para tomar una sencilla y agradable pista forestal que por ahora nos aleja del asfalto. Durante este recorrido y aproximándose el mediodía decidimos compartir víveres y hacer un pequeño descanso en este tranquilo escenario rodeados de un inmenso bosque de abedules.

Posteriormente hizo acto de presencia Anthony, de manera que después de las obligadas presentaciones ya somos un trío para compartir Camino dejando constancia de nuestra reunión ante el poste de señalización perfectamente ubicado.







Esta maravilla de pista de tierra apenas se mantuvo durante 1,3 km, regresando de nuevo al asfalto a las puertas de Malá a través de una carretera de firme estrecho y sin apenas tráfico.





Caminando por el centro de la población según la ruta del Camino encontramos algunas de sus calles engalanadas con cintas azules rememorando a la Virgen de Fátima al igual que la plaza en la que se encuentra la “Capela de Nossa Senhora das Candelas” con su bonito edificio del siglo XVIII.





A la salida de Mala, tomamos la carretera M-616 por la que caminaremos unos 900 metros hasta llegar a Lendiosa que cruzamos longitudinalmente, dirigiéndonos a la siguiente población que se encuentra a 1,3 km.

Se trata de Vimieira, a cuya entrada tomamos el desvío señalizado a la derecha sin apenas entrar en la población, aunque pasamos ante una pequeña capilla con su exterior engalanado con cintas azules y amarillas.







Apenas 300 metros después de salir de Vimieira abandonamos de nuevo el asfalto para transitar por caminos y veredas durante 1,2 km, a partir de los cuales se se retorna al asfalto, tomando a la derecha para después de 400 metros desembocar en la carretera IC-2 ya a las puertas de Mealhada.

Entramos en la población través de la Avenida Dr. Manuel Lousada para continuar por la Rua Visc. Valdoeiro y la Rua Dr. Jose Cerveira Lebre, pasando por todo el centro de la población.





Aquí continuamos por la calle peatonal Rua Prof. Dr. Costa Simões hasta el final de la misma.

Mealhada está situada en el distrito de Aveiro (región centro) con una población aproximada de 4000 habitantes, dispone de todo tipo de servicios para el peregrino. Es sede de un municipio subdividido en ocho Freguesias ubicándose aquí el Tribunal Comarcal de Mealhada.

Tenemos intención de alojarnos en el Albergue de Peregrinos (Residencial Casa Hilario) y además degustar un “Leitão Assado”, pero viendo que finalizaba la población y no habíamos localizado ningún asador de “cochinillos” (O Leitão Assado a Barraida), producto gastronómico de amplia fama en esta zona, optamos por preguntar si íbamos en la dirección adecuada para en primer lugar llegar al albergue.

Sabia y amablemente nos informan de que hemos de continuar en la misma dirección durante 1 Km aproximadamente por el Parque Urbano que bordea la carretera IC-2, así como de la idoneidad de cenar temprano en restaurante “Pedro dos Leitões” situado unos centenares de metros después del Albergue.

De acuerdo con la información recibida cruzamos la carretera IC-2 para poder acceder al Parque Urbano por el que hemos de caminar, pudiendo observar en la rotonda previa un gran mural de azulejos con dos imágenes que definen a Mealhada.





Continuamos caminando por el lateral de este bonito parque urbano hasta llegar a las puertas del albergue cuando van a ser algo más de las 15 horas.

Durante el trayecto hemos podido observar la permanente y abundante presencia de restaurantes que ofrecen de manera especial sin duda el plato estrella: “Leitão Assado”.







Ya en Residencial Hilario apreciamos que constituye un gran complejo hostelero, situado a algo más de 1 km del centro urbano de Mealhada junto a la carretera IC-2 y en el término de Sernadelo, en el que se encuentran tanto el Albergue como un moderno Hotel con gran amplitud de patios y jardines interiores.

Optamos por alojarnos de manera individual en las habitaciones del Hotel que dispone de todas las comodidades y así por esta noche “eludir” las literas y servicios comunes, pues la diferencia en precio es aceptable.

Después de algunas horas de descanso y gestionar la intendencia como en mi caso era la necesidad de lavar la gran cantidad de ropa que llevaba ya usada, aproveché la existencia de servicio de lavandería para dejar toda mi mochila en perfecto estado de uso.

Eran las 19 horas cuando Anthony, Miguel y yo nos encaminamos al asador aconsejado, “Pedro dos Leitões”, que efectivamente se encontraba a escasos 200 metros del albergue y desde que entramos en el enorme edificio que ampara en su interior diversos salones de gran amplitud todo fueron muestras de amabilidad y excelente atención.

Puesto que éramos los primeros clientes a estas tempranas horas (al menos para nosotros), una vez se encargó la comanda, nos obsequiaron con una visita a los distintos salones del restaurante así como a las salas en las que se reciben y conservan los “leitãos” para su consumo diario. Asimismo nos invitaron a visitar los hornos de asar que llamaron mi atención de manera especial debido al procedimiento totalmente manual que utilizan para el asado.





La cena fue todo un acierto en la relación calidad y cantidad respecto al precio, y algo impagable, la maravillosa atención y cariño que se nos dispensó.

Después de la reposada cena regresamos al Albergue y allí disfrutamos de unos licores en la terraza interior del complejo, lugar en el que tuve ocasión de volver a coincidir con mis conocidos peregrinos italianos y holandés, así como la presencia de dos nuevas parejas procedentes de Australia y un nuevo peregrino español de aspecto joven con quien tampoco había coincidido hasta el momento.

Ya entrada la noche nos retiramos a descansar después de esta agradable etapa que finalizamos adecuadamente.





Alojamientos de la Etapa:

Mealhada:
-Albergue de Peregrinos (Residencial Hilario)
    Localización: Est. N-1, Avenida da Restauração, 30 / EN1-IC2 Km 210.8 (Sernadelo)
    Propiedad y Gestión: Privada;
    Tel.: (+351) 231 202 117 / (+351) 916 191 721

-Quinta dos Trés Pinheiros
    Localización: Estrada Nacional nº 1; (Sernadelo)
    Tel: (+351) 231 202 391

-Pensão Castela
    Localización: Rua Dr. Paulo Falcão nº10
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel: (+351) 231 202 275

-Residencial Oásis
    Localización: Av. da Floresta nº 39
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+351) 231 200 281



Nota sobre alojamientos en Portugal:
- Bombeiros Voluntarios: no es obligación de este cuerpo el alojar peregrinos.Es necesario avisar con varios días de antelación y estar dispuestos a recibir una respuesta negativa. Su "colaboración" consiste en ofrecer un colchón o un espacio, ducha o acceso a casa de baños. No obstante es aconsejable llevar una esterilla. Las condiciones e instalaciones no son las apropiadas, es preferible evitar el alojarse en estos lugares, además habitualmente no son gratuitos. Como emergencia es válido antes que dormir a cielo abierto.

-Pousadas de Juventude: durante la reserva previa es conveniente informar de que se es peregrino. No es necesario el carnet de alberguista, es suficiente con la credencial.

-Hostel o Pensão: es conveniente mostrar la credencial, normalmente ofrecen decuentos a peregrinos.