EL CAMINO PORTUGUES CENTRAL (pulsar sobre cualquiera de las imágenes para ampliarlas)






Día 10º: Mealhada - Águeda:



En esta nueva etapa voy a disfrutar de la agradable compañía de Miguel y Anthony, por lo que ya teníamos concertada la hora de partida desde la noche antes.

Después de un buen descanso esta en habitación de hotel, a las 7:15 horas ya estábamos preparados para iniciar la etapa, para ello salimos por la puerta posterior del complejo que nos deja en pleno Camino, exactamente frente al lavadero público que aún se conserva , aunque su aspecto y carencia de agua denota la falta de uso en la actualidad. .





Iniciamos un suave ascenso en dirección al antiguo núcleo urbano de Sernadelo, aunque no hay que penetrar en él puesto que el Camino se desvía a la derecha apenas a los 200 metros de la partida en el albergue, debiendo tomar poco antes de coronar la cuesta el primer desvío a la derecha por la Rua 25 de Abril.





Puede que nuestra distracción bien sea por la conversación, la carencia de señalización o la presencia de un vehículo aparcado que la ocultaba, la realidad es que no observamos la señal de desvío y continuamos recto durante bastante tiempo, cruzando incluso la población de Sernadelo.

La falta señalización nos hizo preocuparnos, por lo que al darnos cuenta de nuestro error avanzamos hasta encontrar la carretera IC2, tomando desde allí un desvío a la derecha para volver a reincorporarnos a la ruta del Camino.

Por desgracia este recorrido de aproximadamente un km en el que equivocamos la ruta, era el único tramo de toda la etapa que nos hubiese permitido no caminar por asfalto, ya que el resto hasta Agueda se efectúa totalmente a través de carreteras con mayor o menor densidad de tráfico pero todas asfaltadas.

Incorporados ya al Camino por tierras de Alpalhao, entramos en el término de Anadia, municipio compuesto por 15 Freguesias entrando según nuestra dirección de marcha a través de Aguim, cuya población bordeamos.







Van a ser las 9 horas cuando nos acercamos a la población de Anadia, llamándonos la atención de manera especial el enorme complejo deportivo constituido por al menos tres campos de futbol y varias pistas de tenis, estructura propia de una población de gran número de habitantes, que no es el caso de Anadia que puede estar en el entorno de los 5000 habitantes.

Aprovechamos la existencia de un bar en el lateral del novísimo edificio del macro Mercado Municipal para hacer un pequeño desayuno con el que dar algo de alimento a nuestro cuerpo, pues hasta el momento no habíamos tomado nada.

Abandonamos Anadia en dirección norte dejando su centro urbano a nuestra derecha y caminando por una parte residencial que nos brinda imágenes como esta edificación engalanada con azulejos de motivos variados y una especie de monolito adosado a la pared de la finca también decorado por azulejos. .







Apenas 800 metros y casi como continuidad de Anadia, dada su enorme dispersión territorial, llegamos la pequeña población de Arcos transitando por las puertas de un sencillo edificio que acoge la Iglesia Parroquial de São Paio, junto a la que se sitúa un mojón con la señalización del Camino.







Otros 500 metros nos separan de la población de Alféloas a la que llegamos cuando van a ser las 10 horas. La mañana que ya va abriendo su cielo despareciendo la bruma que en algunos momentos habíamos tenido, accediendo a través del puente que nos permite salvar el estrecho cauce del río da Serra que riega sus campos.





Abandonamos Alféloas en dirección noroeste a través de una pequeña zona industrial por una carretera de estrecho firme y sin apenas tráfico, aunque rodeados por zonas boscosas repletas de abedules que al menos ofrecen algo de sombra y temperatura agradable, en dirección a Avelãs de Caminho distante 3 km.

Delante de nosotros observamos como una persona sin apenas equipaje, aunque eso sí, equipado con un trípode y una cámara fotográfica, sitúa el equipamiento fotográfico en el centro de la carretera para hacerse una fotografía en forma automática, para ello esta persona se coloca en una pista de tierra a varios metros de la carretera de la que el perdió la visión.

A pesar de que el tráfico era mínimo pero siempre existen casualidades que se pueden dar, apareciendo en esos momentos un vehículo quien con el fin de salvar el obstáculo estuvo a punto de salirse del trazado de la estrecha carretera e incluso de atropellarnos a nosotros tres.

La salida del “fotógrafo” no se hizo esperar antes nuestra llamada de atención, resultando ser un peregrino que se había hospedado en el mismo albergue que nosotros en Mealhada, aunque se marchó sin decir una sola palabra ante nuestra recriminación por la actuación.

Al cruzar el núcleo urbano de Avelãs de Caminho y en el cruce de dos carreteras, junto a la “Casa do Povo”, existe una pequeña capilla y la nada despreciable presencia de un mojón señalizando el Camino con su flecha amarilla y vieira, además de otro con la distancia que resta a Santiago de Compostela.





Ahora continuamos en dirección a Coito que dista escasamente 500 ms en los que no cesan las edificaciones bordeando la estrecha carretera en la inmensa vega agrícola regada por las aguas del río Cértima.

A través de esta carretera, ahora en dirección a Povoa do Salgueiro, Aguadela y Aguada de Baixo, cuando hemos recorrido 1,6 km, podemos apreciar un bonito edificio a nuestra derecha donde se elaboran los caldos de estas fértiles tierras, se trata de la Quinta da Grimpa en la denominada “Rota do Vinho da Bairrada”.







El acceso al recinto se encuentra protegido por unas puertas de hierro soportadas por unas bonitas columnas en piedra, labradas con formas vegetales y la inestimable presencia de la “vieira”.







Reanudamos el Camino continuando por carretera, aunque ahora cesan las edificaciones en sus laterales hasta que nos aproximamos al cabo de 600 metros desde nuestra última parada al núcleo urbano de Povoa do Salgueiro, prácticamente unido a las áreas urbanas de Aguadela y Aguada de Baixo, población esta última a la que llegamos cuando son las 11:30 horas.







Aguada da Baixo, es la población de mayor entidad de por las que recientemente hemos transitado, pertenece al Concelho de Águeda siendo la más meridional del mismo.

Destaca especialmente la arquitectura religiosa con la Igreja Matriz o Igreja Parroquial de São Martinho, con su singular fachada frontal totalmente recubierta de azulejos.

En esta población hicimos un pequeño descanso para reponer fuerzas y tomar algo de alimento, además en mi caso necesitaba un poco de relajación pues el tobillo de la pierna izquierda me estaba provocando ciertas molestias.





Reiniciamos la marcha en dirección a Barró, población distante 1,8 km y que bordeamos por su lado este, desviándonos a la derecha para cruzar la autovía IC2 a través de un paso subterráneo que nos obliga a recorrer longitudinalmente el polígono industrial durante 2,7 km hasta llegar a Brejo.

Desde Brejo, cuando parece que estamos finalizando la etapa, todavía hemos de continuar y a la salida de la población se inicia un descenso por una carretera que discurre emparedada entre taludes que nos llevarán después de 1,6 km hasta las puertas de Sardão.

Ahora ya por la zona llana de la ribera del río Águeda nos acercamos después de 600 ms a Além da Ponte, donde nada más cruzar el río nos deja en pleno casco antiguo de Águeda.





El cielo se había ido cerrando amenazando lluvia pero cuando son las 14:30 horas y estamos en el centro de Águeda ya nos creemos salvados del agua.

Pero esta primera impresión nos engañó porque nuestra previsión era alojarnos en Residencial Celeste, que además era el lugar recomendado por mi amiga Camille (persona que creó en mi la idea del Camino Portugués), y se encuentra exactamente en la parte norte de la población en la rua Misericordia de Águeda que es coincidente con el trazado urbano de la N1 que cruza la ciudad, por lo que hemos recorrer 1,2 km hasta llegar a nuestro alojamiento.

El tiempo no aguantó y durante el trayecto hasta el alojamiento comenzó a llover cada vez con más intensidad, obligando a protegernos bajo techado en varias ocasiones, pues ya nos faltaba poco y éramos bastante remisos a utilizar los chubasqueros en plena ciudad.

El esfuerzo mereció la pena, pues Residencial Celeste goza de las dos opciones, habitaciones con baño independiente o sala de literas y servicios compartidos, todo ello en un entorno privilegiado con zonas de descanso, jardines y patios que componen el recinto.







En esta ocasión nos volvimos alojar en habitaciones de uso individual con baño incorporado y coincidimos con algunos peregrinos tales como los italianos, el holandés y el “fotógrafo peligroso”, persona muy joven, sevillano y de nombre Enrique.

La tarde continuó lluviosa por lo que no era muy apetecible salir por la ciudad, optando por esperar al atardecer con el fin de aprovechar la salida y me sirviese tanto para cenar como a la vez que conocer un poco la ciudad.

Llegada la hora y después de haber saludado a Ana, propietaria del establecimiento y amiga de Camille, decidí salir a la ciudad en esta ocasión acompañado de Miguel cumpliendo así la idea de recorrer parte de la ciudad y tomar una cena temprana.

La ciudad de Águeda dispone de todo tipo de servicios, siendo sede del Concelho al que pertenecen 20 Freguesias con una población total aproximada de 50.000 habitantes.

En el tradicional barrio de Venda Nova, junto al edificio de la Cámara Municipal, se sitúa la “Capela de São Sebastião”, mártir cuya tradición se remonta a épocas pasadas.





El atardecer no era demasiado agradable con la lluvia permanente, así que después de dar unas vueltas con chubasquero, decidimos entrar a cenar en uno de los escasos locales que hoy sábado permanecían abiertos.

En esta ocasión nos equivocamos totalmente en la elección, ya que intentamos cenar en el Restaurante Ribeirinho, y digo intentamos porque desde luego la comida en mi caso consistió en un bacalao “grelado” con nata recalentado en micro ondas, además al parecer tenían una cena concertada para alrededor de un centenar de personas que coincidió con nuestra presencia, aunque nosotros nos habíamos sentado en la zona de barra y no en salón comedor.

En resumen, a pesar de mi natural predisposición a la comida, en esta ocasión solo pude probar el bacalao “grelado” dejándolo casi completo. Los postres nos los dieron tres personas que se aposentaron en la barra con un nivel etílico apreciable que con sus voces, cantos y discusiones fueron como el detonante para marcharnos inmediatamente y olvidar aquella noche.

De regreso a Residencial Celeste nos retiramos a descansar quedando citados a la hora del desayuno.

No obstante yo dediqué unos minutos a conversar con Ana (portuguesa) y Julio (español – gallego), propietarios del establecimiento, personas jóvenes encantadoras, referenciadas por mi amiga Camille de quien compartimos nuestro cariño y recuerdo, rememorando anécdotas de cuando ella hizo el Camino, época en la que aún no tenían en marcha el proyecto de Residencial Celeste hoy hecho realidad. Celebramos el encuentro con una fotografía que remitimos a nuestra común amiga.





Después de los momentos compartidos con esta feliz pareja y conocer a sus dos pequeños retoños me retiré definitivamente a descansar, pues aún había de tratar mi dolencia del pie izquierdo.





Alojamientos de la Etapa:

Águeda:
-Albergue de Peregrinos Santo António de Águeda
    Localización: Rua da Misericordia, 713 - Estrada N-1
    Propiedad y Gestión: Privada;
    Tel.: (+351) 234 602 871

-Residencial Celeste
    Localización: Rua da Misericordia, 713 - Estrada N-1
    Propiedad y Gestión: Privada;
    Tel. (+351) 234 602 871

-Hotel Conde d´Águeda
    Localización: Praça Conde de Águeda
    Propiedad y Gestión: Privada;
    Tel. (+351) 234 610 390



Nota sobre alojamientos en Portugal:
- Bombeiros Voluntarios: no es obligación de este cuerpo el alojar peregrinos.Es necesario avisar con varios días de antelación y estar dispuestos a recibir una respuesta negativa. Su "colaboración" consiste en ofrecer un colchón o un espacio, ducha o acceso a casa de baños. No obstante es aconsejable llevar una esterilla. Las condiciones e instalaciones no son las apropiadas, es preferible evitar el alojarse en estos lugares, además habitualmente no son gratuitos. Como emergencia es válido antes que dormir a cielo abierto.

-Pousadas de Juventude: durante la reserva previa es conveniente informar de que se es peregrino. No es necesario el carnet de alberguista, es suficiente con la credencial.

-Hostel o Pensão: es conveniente mostrar la credencial, normalmente ofrecen decuentos a peregrinos.