EL CAMINO PORTUGUES CENTRAL (pulsar sobre cualquiera de las imágenes para ampliarlas)






Día 11º: Águeda - Albergaria a Velha:



Comienza la mañana con un excelente y variado desayuno en Residencial Celeste durante el que volvimos a coincidir todos los peregrinos de la etapa. Una buena manera de iniciar el día. .





Con la mochila preparada y después de despedirme de Ana agradeciendo su amabilidad, ahora comprendo la huella que dejó en Camille la estancia en casa de estos amigos, comenzamos a caminar por el lateral de N1 para incorporarnos a la ruta del Camino, pues estamos en la zona norte de la población. Hoy también camino junto a Miguel y Anthony.

Efectivamente apenas hemos recorrido 2,5 Km por la N1 cuando llegamos al término de Tofres y nada más pasar el cartel informativo del comienzo del término, tomamos el desvío señalizado ala derecha, lo que al menos nos permite evitar el tráfico de la N1 para adentrarnos en la población de Mourisca do Vouga.





Ya en el centro de la población, existe un monumento constituido por varios mosaicos de típicos azulejos en los que recogen motivos que identifican las singularidades de la aldea como por ejemplo el herrero en la fragua.







Junto a esta glorieta se encuentra ubicado el edificio que acoge a la sencilla “Igreja de Mourisca do Vouga”. .







Al parecer el nombre de la aldea se debe a que la “comenzó a construir un moro”, pudiendo observar a lo largo de su calle principal, por la cual discurre el Camino, la presencia de bonitas mansiones que aún conservan la imagen del esplendor de otros tiempos.







Así como alguna otra en notable estado de abandono, ya que muchas de estas mansiones fueron levantadas por emigrantes, respondiendo a un patrón común en su construcción, (como aquellas otras de España construidas por indianos).





Ya en al núcleo urbano de Campelinho, realmente es continuación de Mourisca do Vouga, tomamos el desvío a la izquierda que obliga a cruzar la N1 y así encaminarnos por una carretera secundaria en dirección a Pedaçães, al llegar cruzamos la aldea longitudinalmente por su lado este, comenzando a su salida el descenso hacia la ribera del río Marnel, pasando ante la fachada de una escuela primaria ubicada en un edificio de bonitas formas.





Nos aproximamos a la parte de la etapa más bonita aunque de breve recorrido y que se corresponde con la ribera del Marnel.

El descenso durante 400 metros desde Pedaçães hasta llegar a la carretera N1 discurre rápido y sin problemas, se cruza la carretera y entramos en la ribera del Marnel.







A partir de aquí y durante 600 metros caminaremos por unos bellos parajes sin olvidar la simbología del Camino donde incluso la naturaleza se ofrece a representar con el musgo que recubre una piedra la forma de la vieira.







Las tranquilas aguas del Marnel simulan pequeñas lagunas repletas de vegetación que nos separan del tráfico de la carretera haciendo volar nuestra imaginación por parajes idílicos.







Pero estas tierras ribereñas van tocando a su fin a medida que nos vamos acercando a la aldea de Lamas, pudiendo apreciar la belleza del puente de piedra de estructura romana y figura medieval, resaltando al fondo, en la colina, la imagen de la iglesia de Lamas.





Ya en Lamas la bordeamos por su lado este, aunque en esta ocasión la precaria situación del puente sobre el río Vouga que permite el paso a la aldea de Pontilhao nos obliga a retornar a la N1, para así salvar el cauce del citado río a través de un espectacular viaducto de reciente construcción, compartiendo asfalto con los vehículos durante 1 km, aunque por un paso peatonal protegido.





Al final del viaducto llegamos a Lameiro y abandonamos la N1 por la izquierda. Aquí aprovechamos la existencia de la sencilla taberna Banga Sumo para tomar algo de alimento cuando van a ser las 11 horas, realmente yo me “fabrico” un bocadillo con parte de los alimentos que transporto y que es necesario consumir, pero mis compañeros no se animan y doy cumplida cuenta del bocadillo y la bebida que me sirven en la taberna.







Continuamos Camino cruzando Serém de manera transversal por su lado oeste, pues parte de la aldea queda en otro margen de la N1.





Dejamos atrás Serém llegando al cruce con otra carretera vecinal identificada como “estrada Paús” que cruzaremos longitudinalmente, adentrándonos a través de una pista forestal perfectamente señalizada en una bonita zona boscosa durante 2,5 km, al final de la cual prácticamente estaremos a las puertas de Albergaria a Velha.

A pesar de la bondad de esta pista forestal, mi pierna izquierda cada vez me provoca mayores molestias, aumentando la hinchazón del tobillo, por lo que comienzo a sopesar la posibilidad de finalizar la etapa en Albergaria a Velha aun cuando la cantidad de km recorridos en el día de hoy no sea muy significativa.

Llegamos a la población de Albergaria a Velha cuando va a ser el mediodía algo pasado, aquí paramos a descansar en un bar de la entrada en el que definitivamente decido dar por finalizada la etapa, aprovechando mis acompañantes Miguel y Anthony para tomar algo de alimento más contundente puesto que continuarán Camino.

Nos despedimos esperando llegue el momento en que el Camino decida nuestro rencuentro y me dirijo directamente a Albergue de Peregrinos Rainha D. Teresa, en honor de la reina Teresa que en el siglo XII fundó el primer “albergue” para pobres y caminantes.

El acierto es pleno, comenzando por el precioso edificio que acoge el albergue de reciente construcción como resultado de la remodelación de la antigua “Casa dos Magistrados”, siendo inaugurado el día 1 de abril de 2015.





El albergue está muy bien equipado con capacidad para 25 personas, pero además de sus singularidades debo destacar el hecho de disponer de unas literas con una separación vertical ideal para evitar darte en la cabeza “tozolones” permanentes a la hora de sentarte en la cama inferior, todo un acierto que se debería tener en cuenta a la hora de equipar con literas cualquier albergue que utilice este mobiliario.





Además de cocina y patio posterior, también dispone de una bonita y bien equipada sala de descanso con chimenea incluida.







Después del preceptivo registro y apropiado aseo, observé que continuaba con las molestias de la pierna izquierda, por lo que recurrí a Carla y Joaquim, hospitaleros voluntarios del Camino Lusitano, un verdadero encanto de personas en cuanto a amabilidad y saber atender a los peregrinos.

En mi caso no solo se preocuparon por mi bienestar y las molestias del pie, sino que incluso Joaquim se desplazó al centro de la población para localizar una farmacia en guardia, puesto que era domingo, lugar al que posteriormente me acerqué para obtener un gel anti inflamatorio.

Por la tarde estuve visitando la ciudad que con una población superior a los 7.000 habitantes dispone de todo tipo de servicios y un bonito edificio que alberga la Cámara Municipal.





En cuanto a la Iglesia Matriz, fundada durante la Edad Media, nada queda de ella puesto que en el siglo XVII eran solo ruinas. La construcción actual se inicia en 1692, finalizándose tres años más tarde, sin embargo un pavoroso incendio en 1759 la vuelve a destruir casi en su totalidad, realizándose una nueva reconstrucción que se mantiene hasta nuestras fechas.





Destaca asimismo su retablo de talla dorada y estilo barroco que preside la nave principal, detrás del altar.







Regreso al albergue después de haber revisado la ruta de salida para el día siguiente con el fin de evitar sorpresas en el inicio de la nueva etapa.

Como al mediodía no había realizado comida alguna, solo el alimento que tomé en Serém, decidí completar el día con una buena cena, así que después de una buena asesoría me encaminé en las proximidades del albergue a la “Churrascaría Ilha da Brasa”.

Aunque inicialmente estaba casi solo en el local, resulta que el resto de los peregrinos también eligieron el mismo lugar, de manera que compartí mesa con ellos, los dos italianos, Billy (Willam) el holandés, Enrique el sevillano y Bernardino (castellano y catalán de adopción).

Durante la cena tuvimos la suerte de recibir la visita durante unos momentos de nuestra hospitalera Carla, que amablemente vino a desearnos un Buen Camino puesto que esa noche ella descansaba, quedando Joaquim a cargo del albergue.





Ya entrada la noche regresamos al albergue que hoy compartíamos seis peregrinos. Antes de retirarme a descansar agradecí a Joaquim (hospitalero) las atenciones recibidas tanto de él como de Carla, verdaderamente estas formas de atender un albergue “hacen Camino” y el peregrino se encuentra como en su propia casa. ¡Gracias!





Alojamientos de la Etapa:

Albergaria a Velha:
-Albergue de Peregrinos Rainha D. Teresa
    Localización: Av. Bernardino Máximo de Albuquerque, 14
    Propiedad y Gestión: Municipal y Parroquial
    Tel.: (+351) 234 529 754
    Inaugurado el día 1 de Abril de 2015

-Hotel Pensão Parente
    Localización: Rua Dr. Brito Guimarães nº 11
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+351) 234 521 271 / (+351) 918 149 584

-Residêncial Casa Alameda
    Localización: Av. Bernardino Máximo de Albuquerque, 2
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel. (+351) 234 524 242 / (+351) 963 030 570



Nota sobre alojamientos en Portugal:
- Bombeiros Voluntarios: no es obligación de este cuerpo el alojar peregrinos.Es necesario avisar con varios días de antelación y estar dispuestos a recibir una respuesta negativa. Su "colaboración" consiste en ofrecer un colchón o un espacio, ducha o acceso a casa de baños. No obstante es aconsejable llevar una esterilla. Las condiciones e instalaciones no son las apropiadas, es preferible evitar el alojarse en estos lugares, además habitualmente no son gratuitos. Como emergencia es válido antes que dormir a cielo abierto.

-Pousadas de Juventude: durante la reserva previa es conveniente informar de que se es peregrino. No es necesario el carnet de alberguista, es suficiente con la credencial.

-Hostel o Pensão: es conveniente mostrar la credencial, normalmente ofrecen decuentos a peregrinos.