EL CAMINO PORTUGUES CENTRAL (pulsar sobre cualquiera de las imágenes para ampliarlas)






Día 22º: Valga - Padrón:



Con mi habitual costumbre inicio la mañana muy temprano, aún de noche, y aunque la distancia a Santiago es similar a la etapa de ayer, estoy prácticamente decidido a finalizar hoy en Padrón y así poder descansar y disfrutar de esta desconocida población, de gran renombre en el terreno agrícola por ese producto tan gallego como son los pimientos de Padrón.

La noche ha trascurrido lloviendo y así amanece. La primera intención es tomar un buen desayuno donde ayer cerramos el día, de manera que ya en compañía de José Luis con todo nuestro aditamento dejamos el albergue y no encaminamos al bar Los Camioneros, a escasos metros de la ruta del Camino.

Después de un relajado desayuno durante el que José Luis me confirma su intención de llegar a Santiago, retomamos el Camino, aunque hoy prefiero respetar mi pausado caminar mientras contemplo como José Luis se va alejando con su rápido y enérgico paso.

Solo unos centenares de metros de ascenso y comienza un suave descenso a través de esta bonita zona boscosa del monte Albor y la próxima ribera del Valga, siendo un trayecto precioso al que la lluvia da un encanto especial.





Al finalizar el descenso y salir de la zona arbolada, me encuentro con el cauce del río Valga y su apreciable caudal serpenteando por estas sencillas y agradables tierras.





A la misma ribera del río existe una sencilla plataforma que acoge un pequeño habitáculo cubierto en el que al parecer durante la época de mayor afluencia de peregrinos Protección Civil instala un punto de atención al peregrino.







Aquí se acabó la pista de tierra que hasta ahora me había acompañado, pasando ya a “disfrutar” del cansado asfalto.

Ya he cubierto casi 3 Km desde el inicio, cuando estoy accediendo al pequeño núcleo urbano de San Miguel de Valga que dispone de una bonita iglesia de estilo neoclásico del siglo XVIII, con su torre campanario situada en la fachada central.







Un centenar de metros más adelante hay un pequeño bar supermercado que al menos permite abastecerse ante cualquier necesidad o disfrutar de algún refrigerio. El mojón existente indica el PK 29,883 y la dirección con la “vieira”, soportando una muestra del desgaste que provoca el Camino en el calzado de un peregrino.







Queda atrás San Miguel de Valga al desviarme 100 metros después del bar, de acuerdo con las indicaciones del Camino, a la izquierda por una estrecha pero cómoda pista en la que no faltan símbolos del Camino como el bordón y la calabaza.





El recorrido permite contemplar y disfrutar de una agradable vista a pesar de la menuda lluvia que no cesa, entre parrales y viviendas con la neblina de fondo.





Continúo cruzando una serie de núcleos rurales “esparcidos” por los campos en dirección a Pontecesures a cuyo término accedo, encontrando en el barrio de Infesta poco antes de llegar al albergue, la existencia del bar – restaurante “A Mesa de Pedra”, idea de la Asociación de Amigos del Camino en Internet, de uso exclusivo para peregrinos con credencial, en la que se puede almorzar comida gallega por un donativo o bien colaborando lavando platos, sirviendo la mesa o en los cultivos de la huerta de los que salen los alimentos.

Apenas 200 metros más adelante encontraremos el Albergue de Pontecesures que forma parte de la red de albergues de la Xunta de Galicia, siendo casi siempre una garantía para el peregrino, además de su disponibilidad durante todo el año.







Ya he recorrido 7 Km desde el inicio de la etapa cuando van a ser las 10:00 horas, aunque la lluvia no ha cesado un solo momento. ¡Por algo estamos en Galicia!

Continuando en dirección norte por la rúa Castro, después de 500 metros llego al final de esta rúa, finalizado en la rúa Cantillo, en este cruce existe la opción señalizada de desviarse a la derecha para ir al Monasterio franciscano de Herbón, congregación de cuya presencia ya se tienen noticias en 1396.

Este Monasterio dispone de una dependencia dedicada a albergue de peregrinos (solo en temporada) gestionado por la Asociación Gallega de Amigos del Camino, aunque distante 3 Km, siendo necesario retornar por el mismo trazado para incorporarse nuevamente al Camino en este punto, pero creo que bien merece la pena. Esta población es la cuna de los afamados pimientos de Padrón y aunque en la congregación nada se reclama, en la historia consta que fueron ellos, los franciscanos, quienes trajeron de América la planta de estos afamados pimientos.

Mi opción en este cruce de caminos es tomar a la izquierda en dirección a Padrón, puesto que desconocía la existencia de este Monasterio con posibilidad de albergue aunque en esta época está cerrado, así que otros 300 metros hasta llegar a la orilla del río Ulla, cuyo ancho cauce salvo a través del Puente Romano, en el que las sucesivas reformas sufridas han conseguido mutilar hasta las huellas de sus raíces románicas.







Con el paso del río Ulla dejo atrás la provincia de Pontevedra entrando en la provincia de La Coruña y otros 600 metros en la misma dirección que marca el puente me lleva hasta la ribera del río Sar, prácticamente ya estoy en Padrón, pues solo debo seguir por la margen derecha en sentido contrario a la corriente, dirección norte, durante 1,2 Km para así llegar al centro de la ciudad.

A mí llegada a la población compruebo la existencia de una amplia gama de motos antiguas aparcadas en una gran explanada, a pesar de la lluvia que impide luzcan con todo su esplendor, al parecer existe programada una concentración de este tipo de motos.







Van a ser la 10:45 horas y tengo decidido terminar por hoy en Padrón, además soy conocedor de la evolución de los demás peregrinos conocidos y al parecer también pernoctarán aquí. Así que por hoy me buscaré alojamiento en algún lugar que no sea el albergue, siendo aconsejado en el bar donde tomé una cerveza sobre la idoneidad del Hotel Chef Rivera, prácticamente en el centro de la población.

Antes de encaminarme al hotel tuve ocasión de contemplar la iglesia de Santiago, de austero estilo neoclásico, al que le precedió el estilo románico en su construcción inicial de 1133, posteriormente el templo desapareció resurgiendo en estilo gótico y por último en el siglo XIX se levantó con su aspecto actual.





Aproveché para sellar la credencial puesto que se encontraba abierto y además contemplar “el Pedrón”, que es una piedra que de la que se asegura se usó para atar la barca también pétrea que trasladó al apóstol Santiago ya muerto desde Palestina a las costas gallegas.

Que en realidad “el Pedrón” sea un ara romana no resta valor histórico a este bloque granítico, que se convirtió en todo un símbolo para los miles de peregrinos que se dirigen a Santiago.





Pasado el mediodía paso por el hotel donde quedé registrado para desprenderme de la mochila y asearme, pues aunque la etapa ha sido corta, sentía la necesidad al cabo de los días de descansar en un hotel con todas sus prestaciones y comodidades.

Posteriormente continué recorriendo esta bella ciudad enclavada entre los cauces del Sar y Ulla, que en unión de sus cinco parroquias alcanzan una población de 9.000 habitantes. Sin embargo parte del núcleo urbano de Padrón conforma una especie de pequeña isla rodeada por las aguas del río Sar que al norte, antes de entrar en la población, se diversifica en dos brazos que vuelven a unirse al sur, al finalizar las edificaciones. ¡Caprichos de la naturaleza!

Junto al lateral de la iglesia de Santiago y presidiendo la cabecera del bello paseo que desde allí se extiende por la ribera del Sar, se encuentra la estatua que rinde homenaje a su insigne vecina y escritora Rosalia de Castro.







Ahora me encamino hacia el río Sar, cuyo cauce se puede salvar a través del Puente de Santiago que data de 1852, puesto que el anterior fue destruido en una crecida del río. Este puente une la zona denominada “A Trabanca” con el casco antiguo de la ciudad.





Nada más cruzar el puente encontramos con la Fuente del Carmen, que se reedificó a finales del siglo XVIII, según muestra una clara inscripción reinando Carlos IV en el 1852, mientras que en su interior se advierte que el obispo de Sidonia, concedió 40 días de indulgencias a los que devotamente rezaran una salve delante de esta imagen.





Detrás de la fuente resalta sobremanera el Convento del Carmen, que a principios del siglo XVIII se edifica sobre un altozano en roca viva, al que se puede ascender a través de la Costanilla del Carmen magníficamente enlosada y sin ningún tipo de asfalto.

Este convento, primero de los Carmelitas Descalzos y posteriormente de los Dominicos, es una buena muestra del neoclásico gallego.







Su excepcional emplazamiento convertido en mirador excepcional, permite contemplar una maravillosa vista panorámica de la villa.





En el trayecto que une la Fuente del Carmen con el Convento del Carmen, se encuentra el edificio que acoge el Albergue de Peregrinos de Padrón.





A las puertas del albergue presencio la llegada de Paulo y Patricia, mientras que posteriormente comprobamos que Daniela ya estaba alojada en el mismo, así que después de comentar algunas incidencias de la etapa, concertamos vernos a la tarde junto al “trio madrileño” que también decidió finalizar la etapa en Padrón.

Regreso al Hotel Chef Rivera en cuyo restaurante me decido por productos de la tierra, comenzando por un buen caldo gallego y…







Continuando con una fenomenal chuleta gallega, asistida de ensalada y regada con un buen vino tinto.





La sobremesa la paso en la habitación del hotel relajadamente, pues con los amigos peregrinos quedé al atardecer.

Todavía no ha anochecido cuando me encamino hacia el Convento del Carmen en cuya explanada había concertado la cita a las 19:00 horas, comprobando la presencia de algunos de ellos asomados al bonito mirador a medida que me voy aproximando desde la lejanía.





La tarde es esplendida, incluso ha cesado la lluvia, así dejamos constancia de la presencia junto a la baranda del mirador de este grandioso Convento, aunque desgraciadamente está cerrado y no se pudo visitar su interior. En la foto se echa en falta la presencia de una “madrileña” y del que suscribe.







La tarde pasa rápida, aunque muy agradable y entretenida, visitando algunos lugares de la población y degustando alguna que otra cerveza, para terminar celebrando el encuentro en una pulpería local en la que podemos degustar un sensacional pulpo y empanada de maíz con un buen ribeiro.





Aquí nos despedimos ya entrada la noche con el propósito de encontrarnos en al día siguiente después de finalizar el Camino en Santiago de Compostela.





Alojamientos de la Etapa:

Pontecesures:
-Albergue de Peregrinos de Pontecesures
    Localización: Pousa Antelo s/n (Barrio de Infesta)
    Propiedad y Gestión: Xunta de Galicia
    Inaugurado en Enero de 2012



Herbón:
-Hospital de Peregrinos de Herbón
    Localización: Aldea Rego da Manga
    Propiedad: Comunidad Franciscana; Gestión: Asociación Gallega de Amigos del Camino de Santiago;
    Inaugurado en Junio de 2009



Padrón:
-Albergue de Peregrinos de Padrón
    Localización: Costiña do Carme, s/n
    Propiedad y Gestión: Xunta de Galicia
    Inaugurado en 1998

-Albergue Corredoiras
    Localización: Corredoira da Barca, 10
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 981 81 72 66
    Inaugurado en Junio de 2015

-Albergue Flavia
    Localización: Campo da Feira, 13
    Propiedad: Municipal; Gestión: Privada
    Tel: (+34) 981 81 04 55
    Inaugurado en Abril de 2014

-Albergue Rossol
    Localización: Plaza Manuel Rodríguez Cobián, 1
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 981 81 00 11 / (+34) 678 02 39 18
    Inaugurado en Marzo de 2016

-Albergue Camiño do Sar
    Localización: Lugar de A Devesa, nº 20
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel: (+34) 618 73 43 73
    Inaugurado en Agosto de 2016