Camino Primitivo (pulsar sobre cualquiera de las imágenes para ampliarlas)






Día 10º: O Cádavo - Castroverde:



Hoy es un día especial, la etapa será muy corta, solo hasta Castro Verde puesto que he decidido tomarme un día sabático y hacer una visita a mi amiga Maribel y a su hermana Marisa que tienen una Casa Rural en las proximidades de Castro Verde, así que con ese objetivo me levanto a mi hora habitual.

Aunque ya me despedí la noche anterior de mis compañeros de Camino, todavía coincido con los más madrugadores e incluso los trasnochadores como el caso de Xavi.

El trasnochar de Xavi fue obligado puesto que para evitar los “ronquidos” de la Sala 1 donde estábamos la mayoría, optó por acomodarse en la Sala 2 que la veía más pacífica ya que solo se alojaban las dos chicas italianas, Carolina&Beni y las dos hermanas asturianas, ¡¡craso error!! ya que realmente todos estábamos equivocados y el responsable de los sonidos de “trombón desafinado” de la noche anterior en Fonsagrada (Padrón) era Beni y no la pareja desconocida a quién hacíamos responsables. Consecuentemente Xavi migró de madrugada con colchoneta incluida a la mesa de la cocina y allí fue donde lo encontré en mi despedida, coincidiendo también a tan temprana hora con Isabel&Manolo y Rodri&Nayana. La idea era intentar coincidir en Castroverde como punto real de bifurcación de caminos.

Tomo rumbo al centro de la población para desayunar en el Bar Mesón A Marronda y casi como un autómata al salir del bar tomo a la izquierda la avenida de Lugo coincidente con el trazado de la carretera C-630 que después de un prolongado ascenso me llevará hasta la cumbre del Puerto de Baqueriza dejando atrás O Cádavo.





Este tramo de carretera podía haberlo evitado puesto que la ruta del Camino parte de las proximidades del albergue por la Travesía de Meira hasta tomar la carretera que te conduce a Pradeda y al pasar esta población una pista forestal te traslada hasta el Alto de Baqueriza, punto al que yo he llegado a través de la C-630, después de salvar un desnivel de 120 metros en un kilómetro de recorrido.

En el Alto de Baqueriza retorno al trazado del Camino por la pista forestal que se abre a la derecha lugar en el que un mojón indicador me muestra la distancia que aún me resta hasta Santiago de Compostela 131,635 kilómetros.





Sin embargo hasta Vilabade solo faltan unos cuatro kilómetros, en los que cruzo el territorio de la sierra de Pradoriro, que se convierten en un delicioso paseo por una pista forestal en perfecto estado y una frondosidad de vegetación increíble tanto en especies de monte bajo como con la existencia de abedules, castaños y otras especies arbóreas, Además la época, la climatología y el ser fin de semana me hace apreciar la presencia de personas en busca de los preciados hongos que por estas tierras se dan.







En las proximidades de Vilabade la densidad arbórea se va abriendo dando paso a zonas de pasto que permiten la crianza del maravilloso vacuno gallego y por ende sus exquisitos derivados como carne y productos lácteos.







Apenas falta un kilómetro para entrar en la población cuando observo la existencia de una ermita llamada de Nuestra señora del Carmen con una zona de descanso habilitada con mesas que en la época estival debe hacer las delicias del peregrino.







Van a ser las diez horas cuando entro en la población de Vilabade que en la actualidad tiene menos de un centenar de habitantes, aunque llegó a poseer un monasterio franciscano (ya desaparecido) en la Alta Edad Media dada la existencia e importancia del Camino de Santiago en esta ruta primigenia, el edificio del monasterio estaba adosado a la parte sur de la Iglesia de Santa María, de estilo gótico, cuya construcción data de 1457 siendo declarado Monumento Histórico Artístico Nacional en 1979.





Junto a la iglesia se encuentra el Pazo mandado construir por Diego Osorio Escobar y Llamas en el siglo XVII para su retiro y descanso, actualmente reconvertido en establecimiento hostelero.





Observo a la salida de la población, iniciando el tramo que me separa de Castroverde a través de la carretera LU-P-1206 con el piso de asfalto y bastante estrecha aunque con un tráfico prácticamente nulo, como me anteceden dos peregrinos.







A medida que avanza el Camino y ya en las proximidades de Castroverde resultan ser las dos hermanas asturianas con quienes había compartido alojamiento en O Cádavo y como nos encontramos a las puertas del bonito albergue de Castroverde optamos por visitarlo.







Este albergue pertenece a la Xunta de Galicia englobándose dentro de su cuidada red, habiendo sido inaugurado en 2012, por lo que acaba de cumplir su primer año ofreciendo sus modernas instalaciones a los peregrinos.







Ya estoy en Castroverde final de mi etapa de hoy, no obstante y dado lo temprano de la hora, son las 10:30, acompaño a las dos hermanas asturianas a tomar unos cafés en el café bar Mailo situado en el centro de la población en la misma carretera, así dejo pasar el tiempo por tuviese la suerte de volver a ver a “mis compas” de camino a su paso para Lugo.

Después de media hora y habiendo continuado su marcha las hermanas asturianas, yo desistí de continuar esperando pues imaginaba que durante la visita al albergue mis amigos podrían haber pasado por Castroverde, así que decidí llamar a mi amiga Maribel, propietaria de la Casa Rural Longarela que está en las proximidades y era el lugar donde pensaba tomar estas 24 horas sabáticas.

En menos de quince minutos ya tenía a Maribel con su vehículo a las puertas del café bar Mailo, fue todo un acontecimiento el volver a verla pues hacía más de una decena de años que no habíamos vuelto a coincidir desde nuestra etapa profesional, así que rápidamente nos encaminamos a su propiedad e intentando ponernos al día después de tan prolongado periodo.

La finca en la que se ubica la Casa Rural dista apenas 4 kilómetros de Castroverde en dirección norte, con una extensión de 70.000 metros cuadrados de pradería y arbolado autóctono.





Todo un capricho en plena naturaleza donde mi amiga Maribel junto a su hermana Marisa han conseguido salvar de la ruina esta sensacional casa de labranza que en sus momentos de grandeza se denominó “Casa Cortón” siendo ahora una majestuosa mansión con diversas edificaciones en la que se ha respetado hasta su total restauración incluso el más mínimo detalle ¡¡Enhorabuena!!





Además de ser una sensacional adaptación a los requerimientos de la vida actual sin desvirtuar un ápice el entorno en que se encuentra y la grandeza de otras épocas.







Ya en el interior, todo lujo de detalles tanto en las amplias y confortables habitaciones como sus acogedores rincones en los que poder disfrutar de paz y tranquilidad.







La realidad es que pasé una tarde noche de ensueño con la inapreciable compañía de las hermanas que en todo momento me colmaron de atenciones, rememorando otros tiempos y momentos de nuestra “anterior vida” profesional pero cada día más realistas y enamorados de nuestras vivencias actuales con la calma, paz y la sensación de ir aprendiendo todos los días. ¡¡Muchas gracias Maribel&Marisa!!







Ya entrada la noche y después de una suculenta cena con productos de la propia finca disfrutamos una agradable sobremesa hasta la hora apropiada que nos permitiese un deseado descanso pues la vida debe continuar y a la mañana siguiente se han empeñado en dejarme a la hora que les sugiera en mi punto de continuación del Camino.





Albergues de la Etapa:

Castroverde:
-Albergue de Peregrinos de Castroverde
    Localización: Tarrio s/n
    Propiedad y Gestión: Xunta de Galicia
    Inaugurado en Septiembre de 2012