Camino Primitivo (pulsar sobre cualquiera de las imágenes para ampliarlas)






Día 16º: O Pedrouzo - Santiago de Compostela:



Me levanto con el objetivo de iniciar la última etapa de este Camino Primitivo para terminar en Santiago de Compostela.

Todavía es noche cerrada, pero no me importa, en la tranquilidad del albergue después de una buena ducha, me dispuse a preparar mi mochila en la meseta distribuidora de la 1ª planta con el fin de no molestar a los peregrinos que aún duermen.

Ya saliendo del albergue encuentro a un peregrino, vecino de mi área de literas, que también ha madrugado y que amablemente me comenta de forma jocosa que “aún no han puesto las calles”, lógicamente todavía es muy de noche pero comento la idea de esperar al amanecer desayunando, pues todavía y mientras pueda no me gusta caminar de noche.

Nada más salir del albergue tomo a mano izquierda en dirección al centro de la población y casi inmediatamente encuentro una cafetería abierta donde decido tomar mi primer alimento del día y esperar a que abra la noche. Me “despierto” con un excelente café con leche, hecho con mucho mimo, pues estaba realmente bueno y eso que yo no soy “adorador” del café, acompañándolo con unos trozos de bizcocho casero.





Salgo de la cafetería con la noche algo más clara, aunque aprovechando todavía la iluminación eléctrica de las calles. Tomo de nuevo a la izquierda por la Avenida de Lugo hasta llegar frente a la Casa do Concello, momento en que me desvío a la derecha por la Rúa do Concello durante 400 metros, bordeando el edificio del mismo, hasta llegar a las instalaciones deportivas del campo de futbol.

A la altura de esta instalación deportiva, me desvío a la izquierda de acuerdo con la señalización del Camino, introduciéndome ahora por un denso y tupido bosque de eucaliptos que impide incluso la entrada de la incipiente luz del día, hasta que finalmente después de 500 metros llego a la pequeña aldea de San Antón, tomando a la derecha e inmediatamente a la izquierda, para después de cruzar la aldea regresar de nuevo al bosque de eucaliptos que se prolonga durante otros 900 metros.

Ya con plena luz del día, finalmente puedo contemplar el campo abierto a mi izquierda y apreciar el azul del cielo.





Aunque el bosque continúa bordeando el camino por mi derecha, sin embargo ya voy divisando la proximidad del nuevo núcleo urbano con sus casas diseminadas por los verdes campos, así como el caminar de una peregrina que me precede.







Abandono de nuevo los eucaliptos desviándome a la izquierda para efectuar un ángulo recto que bordea algunas edificaciones, incorporándome después a una vía asfaltada en la que tomo hacia la derecha.

A la entrada de la zona más poblada de Amenal, descubro como uno de sus vecinos ha dado libertad a su imaginación creando una “original escultura” o “espantapájaros” con materiales de deshecho, dentro de un terreno que comparte con un hórreo.







Entre edificaciones discontinuas me voy dirigiendo hacia la carretera N-547, cruzando antes el pequeño arroyo de Amenal, divisando nuevamente la presencia de la peregrina que ya iniciaba su etapa mientras yo desayunaba, con quien he coincidido momentos antes en la contemplación del “extraño diseño escultórico”.







Después de 3,2 Km desde el inicio de la etapa, me vuelvo a enfrentar con la N-547 a la que por suerte puedo salvar gracias a la existencia de un paso subterráneo cuya salida me deja prácticamente a la puerta del Hotel Amenal, cuya cafetería ya está abierta, no desaprovechando la ocasión la peregrina que me precede.

Aquí se inicia un nuevo y prolongado ascenso que a lo largo de 2,3 Km me permite salvar un desnivel de 112 metros. No obstante el continuo ascenso a estas tempranas horas de la mañana lo realizo de manera relajada gracias también a la agradable temperatura y la comodidad de su suelo.





No obstante la vitalidad y juventud de algunos peregrinos se hace notar cuando puedo apreciar como una nueva peregrina me adelanta con su desenfadado y ágil caminar a pesar de la voluminosa mochila que transporta.





Al coronar la meseta, ya no es un descubrimiento para mí el saber que me encuentro frente a las pistas del aeropuerto de Santiago de Compostela, también llamado de Lavacolla, faltando para llegar a mi destino exactamente 13 Km según el mojón de señalización del Camino, todavía con la antigua imagen de la vieira (concha) labrada en piedra que se adecua mucho más a la simbología y tradición del Camino en lugar de la nueva señalización que se está instalando.







En el nuevo cruce de caminos tomo hacia la derecha, bordeando la pista del aeropuerto en dirección norte hasta llegar a su cabecera, donde tomo ahora a la izquierda según la delimitación perimétrica de la pista a la que me adapto y nuevamente giro a la izquierda, para después de 300 metros ya por la otra vertiente de la pista, desviarme a la derecha en dirección a San Paio.







Son apenas 250 metros los que me separan de San Paio, a donde llego antes de iniciar el descenso en dirección a la población de Lavacolla.







Un pequeño tramo de fuerte ascenso por asfalto a la salida de San Paio, me conducirá después de 150 metros hasta el cruce con una senda por la que deberé desviarme a la derecha.





Esta senda me conduce hasta el paso subterráneo que me permitirá salvar la carretera N-634, para retornar a un nuevo tramo y caminar entre eucaliptos hasta llegar ya por carretera asfaltada a la población de Lavacolla, habiendo recorrido los 2 Km que la separan de San Paio.

Van a ser las algo más de las 10 horas de la mañana cuando me encuentro ante la escalinata que accede a su bonita iglesia de San Pelayo y que preside un sencillo cruceiro.





Creo que es el momento apropiado de complementar el desayuno que realicé en O Pedrouzo, así que estoy decidido por un buen bocadillo acompañado de una gran cerveza, para ello me encamino al ya conocido bar de otras ocasiones “A Concha”, pero dado lo temprano de la hora indican que todavía no tienen dispuesta la cocina, por lo que me sugiere me dirija al contiguo Hostal San Paio.

La tranquilidad de la hora matutina también era apreciable en este establecimiento, no obstante allí estaba Carmen, gallega por donde la mirase y un carácter digno de admiración, con quien durante mi prolongado desayuno tuve la suerte de poder estar hablando de la problemática diaria y de la voluntad necesaria para vencer las adversidades, todo un carácter, gracias Carmen.

Trascurrió más de media hora desde mi llegada, siendo conveniente continuar el Camino. En esta ocasión creo apropiado hacer el recorrido a través del Monte do Gozo, así que comienzo el ascenso, según el trazado del Camino en dirección a Vilamaior, aunque ahora exclusivamente por carreteras asfaltadas.

Llego a esta población después de 1 Km de suave pero permanente ascenso, cruzando a través de su pequeño núcleo urbano, donde se aprecian huellas de su carácter de otros tiempos eminentemente agrícola, a la vista del hórreo en el que se deja notar el paso del tiempo.







Nada más salir de su núcleo urbano, en el margen izquierdo se ha habilitado una sencilla y cómoda área de descanso a partir de la cual nace un pequeño arcén peatonal, que al menos ayuda al peregrino a evitar situaciones comprometidas con el tránsito de vehículos.







Después de recorrer 900 metros, una vez abandonado Vilamaior, el prolongado ascenso se convierte en una ruta estabilizada a través de una meseta recorrida por una inmensa recta de 1,3 Km, durante los que dejamos a la derecha de nuestro sentido de marcha las instalaciones tanto de la TV regional, finalizando poco después dicha recta en un cruce en el que se ha de tomar la dirección a la izquierda, bordeando la fachada de una industria maderera y el Camping San Marcos, tomando 150 metros después el siguiente desvío a la derecha en dirección oeste.

Otra nueva recta ahora de 1,1 Km a través de una carretera más estrecha y sin apenas arcén, caminamos en dirección a San Marcos, población a la que antes de entrar las flechas del Camino nos indican un desvío a la izquierda ya dirección Monte do Gozo.







Ahora un nuevo ascenso durante 900 metros me llevará hasta los pies del monumento que conmemora la visita del Papa Juan Pablo I a Santiago de Compostela. Ya estoy en la cima del Monte do Gozo.





Desde este lugar se domina la población de Santiago de Compostela, pero aún faltan cinco interminables Km para llegar la Plaza del Obradoiro con su grandiosa Catedral.

Como nunca estuve en el macro albergue existente en el Monte do Gozo, decido realizar una visita a sus instalaciones quedando realmente impresionado por la infraestructura existente, constituida por múltiples naves a ambos lados de un paseo central, que se suceden de forma escalonada.





La total ausencia de personas en el recinto me llama sobremanera la atención, así que viendo que la entrada principal de acceso a una de las naves está abierta, intento penetrar en ella unos metros, sin embargo el recibimiento del que soy objeto por parte de una persona que estaba limpiado el pasillo, con unas formas desconsideradas, urgiéndome que abandone el lugar que según indica acababa de fregar. Son las 11:50 horas.

Después de hacerle notar que mi único interés era conocer las instalaciones de este macro albergue y solo me he asomado al detectar la `presencia de una persona, pues la jornada que llevaba acompañado de mí mochila era más que sobrada penitencia como para admitir unas formas tan desagradables de salutación.

Asimismo indico que no es mi objetivo alojarme, sino solo continuar el Camino. La predisposición inicial de esta persona cambió de forma radical, ofreciéndose a sellar la credencial, excusándose por la actitud del recibimiento.

No solo me explicó la composición de la infraestructura de este recinto, sino que además a la petición que realicé sobre posible alojamiento en Santiago recibí un fenomenal asesoramiento. Al despedirme incluso me ofreció una pieza de fruta para refrescarme en el descenso hacia Santiago, sin embargo nunca entendí el porque me sugirió que al día siguiente a las 07:00 horas hiciese acto de presencia en el interior de la Catedral donde podría vivir una agradable sorpresa.

Reinicio la etapa descendiendo por las instalaciones hasta una avenida transversal en que se encuentra, imagino que en época de mayor afluencia de peregrinos, un área de servicios y que hoy están totalmente cerrados, retornando al Camino por el lateral derecho de esta avenida.

Después de 500 metros de descenso desemboco en la carretera N-634 ya convertida en vía urbana y a través de la cual, durante 1,7 Km, hasta desviarme por Rúa Valiña y continuar por Rúa das Fontiñas, Rúa dos Concheiros, Rúa de San Pedro, Rúa das Casas Reais, Praza de Cervantes, Rúa da Acibecheria y Praza de la Inmaculada, hasta llegar, después de recorrer 2,3 Km a través de estas calles, por la escalinata abovedada a las puertas de la Catedral de Santiago en la Praza del Obradoiro cuando son las 13:00 horas.





He cubierto un nuevo Camino del que solo he recibido aportaciones positivas, siendo de los realizados hasta el momento el más intenso y hermoso, aunque no debo olvidar su dureza.

Mi primer objetivo es dirigirme a la Oficina del Peregrino y a mí llegada a la habitual ubicación, observo que se ha trasladado de lugar.

La nueva sede de la Oficina de Acogida al Peregrino, se encuentra en la Rúa Carretas, 33 (entrada por García Sabell), también próxima a la Plaza del Obradoiro, pero en su otra vertiente, descendiendo junto a la fachada del Parador de los Reyes Católicos por la Rúa das Hortas.

La sorpresa del día es que durante el trayecto me encuentro con Luis, peregrino con quien compartí albergue en Melide, quien me informa que tanto Laura como Raquel y los franceses se encuentran en la Oficina del Peregrino.

Estas son las satisfacciones que en ocasiones aporta el propio Camino, consiguiendo después de casi dos días volver a reunirnos.

Ya con el grupo al completo, tal y como comentamos en Melide, la opción deseada al finalizar el Camino era celebrar el momento con una “mariscada” en el Mercado de Abastos de Lugo, así que mientras unos se dirigen al mercado para abastecerse de los productos apropiados, yo me encamino a intentar localizar alojamiento en el lugar recomendado en el Monte do Gozo.

Se trata de la Hospedería de San Martín Pinario, antigua sede del Seminario Mayor, situada en la Plaza de la Inmaculada, junto al lateral de la Catedral. Al comentar con estos amigos el lugar por el que me he decidido, Raquel que aún carecía de alojamiento, también se mostró partidaria de intentar alojarse en este establecimiento. Así que nos despedimos momentáneamente del resto del grupo hasta reunirnos ya en el Mercado.

Hubo suerte y encontramos alojamiento en esta joya arquitectónica, cuya construcción debió iniciarse durante el último tercio del siglo XVI, finalizándose a finales del siglo XVIII.

A mediados del siglo XIX dejó de ser monasterio, siendo en la actualidad sede del Seminario Mayor de la Diócesis de Santiago, del Instituto Teológico Compostelano y de la Escuela Universitaria de Trabajo Social, dependiente de la Universidad de Santiago, y del Archivo Diocesano.

Este Monasterio, junto con la catedral, es el conjunto más valioso del barroco gallego.







Una vez alojados en nuestras respectivas habitaciones, nos encaminamos hacia el Mercado de Abastos donde ya los demás peregrinos habían hecho una buena provisión de marisco.

En una de las salas del Mercado habilitadas para ello, uno de los establecimientos existentes nos cocinó el preciado alimento y su degustación y consumo fue un verdadero placer.





Después de dar buena cuenta del marisco, cervezas y un buen albariño, ya bien entrada la tarde dimos por terminada la comida, celebrando así el final del actual Camino.







Cuando retornábamos del Mercado hicimos una breve parada en una céntrica terraza, ya en la despedida previa de Laura y Luis que esa misma noche tenían reservado el viaje de regreso a su domicilio.







No obstante ya entrada la noche tomamos la “penúltima” cerveza acompañada de buenos productos gallegos en el Bar La Tita con su espectacular tortilla de patatas.







Se aproxima la hora de tomar el bus Laura y Luis y decido retirarme con ellos acompañándoles hasta la estación de autobuses, regresando posteriormente a mi alojamiento.

Aquí pude comprobar nuevamente la permanente disponibilidad de los peregrinos a colaborar ante cualquier contingencia que se pueda presentar. En mi caso, mi teléfono móvil se quedó inservible por avería del alimentador, y ante la dificultad de encontrar un tipo de conexión compatible, fue en un grupo de peregrinas noruegas donde amablemente una de sus componentes me ofreció el suyo durante toda la noche, permitiendo así la disponibilidad de mi equipo hasta el regreso a mi domicilio. ¡¡Muchas gracias peregrina!!

A la mañana siguiente, atendiendo la recomendación que me hicieron en el albergue del Monte do Gozo, a las 07:00 horas, Raquel y yo estábamos ante el altar mayor de la Catedral a la espera de la anunciada sorpresa.

La realidad es que no hubo ninguna actividad digna de resaltar, salvo la maravillosa paz y tranquilidad de la que disfrutamos durante algo más de media hora en este espectacular recinto meta de cualquier peregrino Jacobeo.

Ya de regreso a la hospedería degustamos un excelente desayuno, incluido en el precio del alojamiento, en la fabulosa sala del refectorio del Monasterio, donde me permití el lujo de ascender hasta el pulpito en otras épocas usado para la lectura de textos religiosos durante el momento de la comida.







El resto de la mañana, después de despedirme de Raquel, lo dediqué a visitar, antes de abandonar definitivamente mi alojamiento, algunos de los rincones con encanto que ofrece esta Hospedería.







Posteriormente y disfrutando de un agradable paseo por las calles de esta maravillosa ciudad, me encaminé hasta la estación de ferrocarril donde tomé en tren de retorno a Madrid.





Alojamientos de la Etapa:

Santiago de Compostela:
-Albergue de Monte do Gozo
    Localización: Carretera del Aeropuerto Km 2
    Propiedad y Gestión: Xunta de Galicia

-Albergue Residencia de Peregrinos de San Lázaro
    Localización: Rúa de San Lázaro, s/n
    Propiedad y Gestión: Xunta de Galicia
    Tel.: (+34) 981 57 14 88 / (+34) 618 266 894
    Inaugurado en 2004

-Albergue Seminario Menor de la Asunción
    Localización: Avenida Quiroga Palacios, s/n
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 881 031 768

-Albergue Turístico La Salle
    Localización: Rúa de Tras Santa Clara
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 981 585 667 / (+34) 981 584 611 / (+34) 682 158 011
    Catalogado Turístico desde Junio de 2011

-Albergue Mundoalbergue
    Localización: San Clemente, 26
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 981 58 86 25 / (+34) 696 44 87 37
    Inaugurado en Septiembre de 2010

-Albergue Santo Santiago
    Localización: Rúa do Valiño, 3
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 657 402 403
    Inaugurado en Junio de 2010

-Albergue La Estación
    Localización: Rúa Xoana Nogueira, 14 (a 500 metros de la estación de Renfe)
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 981 594 624 / (+34) 639 228 617
    Inaugurado en Abril de 2014

-Albergue Porta Real
    Localización: Rúa dos Concheiros, 10
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 633 610 114
    Inaugurado en Abril de 2014

-Albergue Acuario de Santiago de Compostela
    Localización: Rúa Estocolmo, 2
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 981 575 438 / (+34) 698 126 817

-Albergue Roots & Boots
    Localización: Campo Cruceiro do Gaio, 7
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 699 63 15 94
    Inaugurado en 2010

-Albergue Azabache
    Localización: Calle Azabachería, 15
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 981 071 254
    Inaugurado en Marzo de 2013

-Albergue Meiga Backpackers
    Localización: Rúa Basquiñas, 67
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 981 57 08 46
    Inaugurado en 2009

-Albergue La Credencial
    Localización: Fonte dos Concheiros, 13
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 981 068 083 / (+34) 639 966 704
    Inaugurado en marzo 2016

-Albergue La Estrella de Santiago
    Localización: Calle Concheiros, 36-38
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 881 973 926 / (+34) 617 882 529
    Inaugurado en Junio de 2013

-Albergue The Last Stamp
    Localización: Rúa do Preguntoiro, 10
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 981 563525
    Inaugurado en Marzo de 2013

-Albergue O Fogar de Teodomiro
    Localización: C/ Praciña Algalia de Arriba, 3
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 981 582 920 / (+34) 699 631 592
    Inaugurado en Abril de 2009

-Albergue Monterrey
    Localización: Rúa das Fontiñas, 65, Bajo
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 655 484 299
    Inaugurado en Marzo de 2016

-Blanco Albergue
    Localización: Rúa Galeras, 30
    Propiedad y Gestión: Privada
    Tel.: (+34) 881 97 68 50 / (+34) 699 59 12 38
    Inaugurado en Julio de 2016